La nación peregrina

Un problema surge cuando no hay más remedio que aceptarlo, de otro modo, el problema no tendría una naturaleza problemática y sería otra mala opción a elegir entre un amplio espectro o abanico de colores, algunos cálidos y otros fríos, pero ninguno peligroso ni feo. Decimos que existe un problema