EFE. Tres de cada cuatro solicitudes de Ingreso Mínimo Vital (IMV) han sido denegadas y solo llega al 8% de la población que vive bajo el umbral de la pobreza, lo que se atribuye principalmente a la complejidad del procedimiento y los exigentes requisitos.

El Ingreso Mínimo Vital es una prestación con la idea de aminorar el riesgo de pobreza y exclusión social. Es una medida cuya función principal es la de cubrir las necesidades básicas de aquellas personas que no cuentan con recursos mínimos. Busca disminuir la brecha social que cada vez es más acentuada. La prestación supone 172 euros mensuales por beneficiario y 436 por hogar.

Alrededor de unos cuatro millones y medio de españoles (casi un 10% de la población) vivían bajo una pobreza severa antes de la pandemia. El umbral de pobreza en España se encuentra en torno a 6.417,3 euros anuales, unos 535 euros al mes para una sola persona. Con este salario se debe autogestionar los gastos de la vivienda, alimentación, ropa, educación, salud y ocio. El gran problema reside en que estos ciudadanos normalmente deben elegir qué necesidades básicas cubrir ya que no cuentan con el dinero suficiente para cubrirlas todas y poder vivir dignamente. Cabe destacar que estar bajo el umbral de la pobreza es uno de los requisitos para poder obtener la prestación del IMV y, para ello, no se valora la situación económica actual, sino la del curso anterior.

Del mismo modo, el número de personas de las colas del hambre se ha disparado a raíz de la pandemia. Un millón y medio de familias dependen de ayudas para poder tener un plato en la mesa. Ante esta situación, sorprende que el Gobierno haya gastado solo la mitad del presupuesto asociado al IMV de este año hasta septiembre. Quedan tres meses de año y la otra mitad del presupuesto.

El IMV lleva tramitadas alrededor de 1,2 millones solicitudes en algo más de un año. De ese total, tan solo un cuarto de ellas se han aprobado, unas 330.000, mientras que cerca de 900.000 han sido denegadas. La principal razón por la que se rechazan las solicitudes es por la dificultad tanto del procedimiento, como del cumplimiento de los requisitos.

Debido a la pandemia, la economía se ha resentido, Bruselas ha rebajado el crecimiento de España para este año (un 4,6%, un punto y medio menos de lo previsto en verano) y para el siguiente (5,5%, ocho décimas menos de lo previsto). A pesar de todo, la economía debe reactivarse y los comercios tienen puesta su esperanza en las próximas campañas: el Black Friday, el Cyber Monday o la ansiada camapaña navideña, sin embargo, se han anunciado huelgas de camioneros para esta última, lo que podría suponer un desabastecimiento en la época de mayor gasto del año.

Un comentario sobre “Tres de cada cuatro solicitudes del Ingreso Mínimo Vital han sido rechazadas”

  1. Has puesto el dedo en la llaga, menuda llaga!
    Esta enorme tragedia sólo puede resolverse o reducirse si la economía del país mejora sustancialmente. ¡En fin…!
    Buen artículo!

Deja un comentario