Los transportistas han anunciado paros a nivel nacional en días clave para el comercio. El Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) afirma sufrir un “abandono por parte del Gobierno”. Es por ello que los camioneros prevén ir a huelga las jornadas que van desde el 19 de diciembre al 22 de diciembre. De efectuarse y tener un seguimiento masivo, la huelga en el sector del transporte a puertas de las navidades puede tener consecuencias catastróficas para consumidores y comercios.

Los transportistas pretenden presionar así al Gobierno tras el anuncio de la implantación de peajes en autovías. Esta medida se suma a la subida en los precios del combustible, principal coste del sector. El precio del carburante ha subido, de media, un 25% en lo que va de año. Para paliar esta constante subida, los trasportistas reclaman la firma de una cláusula de revisión obligatoria del precio del combustible.

Sin embargo, desde el CNTC anuncian un agotamiento del diálogo con el Gobierno y el siguiente llamamiento a huelga. El paro a nivel nacional podría suponer una ruptura de stock de productos demandados en esas fechas señaladas con el consiguiente encarecimiento de estos productos hasta llegar al desabastecimiento del que tanto se está hablando estos días.

La euroviñeta colma el vaso

La llamada euroviñeta es un adhesivo similar a la pegatina de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) que se debe llevar colocado en el parabrisas para que sea visible. Se trata de una nueva modalidad de peaje implantado en países como Luxemburgo, Suecia o Suiza que se basa en un modelo de pago por servicio. Así pues, en los países en los que está vigente, los conductores pueden adquirir el adhesivo por días, semanas, meses o con una tarifa plana anual.

En España, la euroviñeta pretende implantarse para sufragar el coste de mantenimiento de las carreteras. El déficit del sector es enorme y se prevé que este impuesto tenga un carácter finalista, es decir, que lo recaudado vaya dirigido al mantenimiento de estas infraestructuras. El adhesivo tendría carácter acreditativo que valida al vehículo como apto para circular por vías rápidas como autovías, de modo similar a las pegatinas de emisiones ya implementadas en ciudades como Madrid.

Esto supondría el primer paso para la implementación del peaje en las autovías ya vigente en algunos países para camiones. La idea del impuesto es gravar el uso de las carreteras. Pagará más el que más las use. Frente a las primeras propuestas que planteaban una tarifa de nueve céntimos por kilómetro, el Gobierno prevé su implantación con una tarifa de un céntimo por kilómetro en 2024.

El Gobierno plantea este nuevo impuesto para que las autovías dejen de ser “gratis”, pero muchos se preguntan si realmente fueron gratuitas en algún momento. Multas, impuesto de matriculación o el impuesto de hidrocarburos son algunas de las tasas que ya pagan los conductores por disfrutar de su vehículo en las carreteras del territorio nacional. La medida todavía queda lejos de tener el visto bueno de la sociedad que no entiende por qué se debe pagar un nuevo impuesto a modo de peaje cuando ya existen vías alternativas de pago como una gran parte de las autopistas.

Un comentario sobre “Camioneros en pie de guerra: se anuncian huelgas antes de Navidad”

Deja un comentario