Para la mayoría de personas el arte es un hobby, pero para algunos es un oficio. El fin último de un artista es vender su obra. Puede pintar, esculpir o diseñar por muchos motivos, pero nunca hay que olvidar que es un oficio. Actualmente medimos el valor de un artista o de un cuadro en su precio de mercado. Pero hay un artista, uno de los mejores pintores de la historia, que pasó toda su vida sin vender obras y sin ser conocido, lo que a priori indicaría que no era bueno. Además de esto, tuvo una vida llena de dolor y, aún así, trajo al mundo algunas de las obras más bellas que existen, pero plagadas de melancolía. Este artista se llama Vincent.

Vincent Willem van Gogh nació en 1853. Su familia era religiosa y refinada, principalmente debido a que su padre era pastor. Tenía dos hermanos Theo (comerciante de arte que le mantuvo y tuvo un gran peso en la vida del artista) y Cor. También tenía tres hermanas. A los quince años, por problemas económicos en la familia, tuvo que dejar el colegio y empezar a trabajar. A esta edad ya sabía francés, alemán, inglés y su idioma natal. En 1873 empezó a trabajar en la Goupil Gallery de Londres donde se enamoró de Eugenie Loyer. Ella rechazó a Van Gogh y este tuvo una crisis y decidió dedicar su vida a Dios. Además, tenía mala actitud en el trabajo por lo que fue despedido.

Girasoles. Via Van Gogh Museum

Intentó dedicar su vida a la iglesia como ministro o predicador, pero tras un tiempo lo abandonó. Comenzó a pintar con treinta años por lo que se condensa su prolífica obra en menos de una década. Inicialmente, en Holanda, realiza pinturas de género muy iluminadas pero con tonos sombríos. En este periodo viajará a Antwerp donde verá obras de Rubens y comprará Ukijo-e o estampas japonesas. Un año después de este viaje, en 1886, va a París donde se reunirá con su hermano y conocerá a diversos pintores impresionistas. Esta relación hará que Vincent empiece a usar más luz y brochazos cortos. Por diversos motivos, como pintar durante períodos de tiempos prolongados, su salud empeorará.

Starry Night. Via MOMA

Tras intentar en 1888 abrir una escuela de artes en Arles con otros artistas sucederá el famoso episodio del corte de su lóbulo en una disputa con Gauguin. Acabará siendo ingresado en el manicomio de Saint Remy para ayudarle con sus ataques de locura. Será en una celda de este manicomio que, desde la ventana de la habitación, pintará una de sus obras más famosas Noche estrellada. Es curioso que los arboles de la derecha que se erigen verticalmente con tonos verdes oscuros son dos cipreses como si presagiaran lo que un año después sucedería. En mayo de 1890 se va a vivir a Auver su Oise encontrándose mejor, pero dos meses después se suicidará disparándose en el abdomen.

Anciano en pena, Via historia-arte.com

Sólo consiguió en vida vender una obra y sus creaciones más conocidas e importantes se pintaron en apenas tres años. Van Gogh fue un pintor atormentado y solitario: tuvo varios episodios de depresión e intentos de suicidio, era pobre, contrajo sífilis, bebía demasiada absenta, tuvo varias veces el corazón roto y apenas vendió cuadros. Pero, pese a esto, su obra es lúcida, colorida, sincera, espontánea y atemporal. Realizó unas dos mil cien obras. Nuestro querido Vincent fracasó, se pasó toda su vida intentando encajar en un mundo en el que no conseguía hacerse un hueco. Él amaba pintar, le calmaba, evitaba que se autodestruyera, pero sabía que, a veces, era insuficiente y trágicamente nada le salvó.

Por Alvaro Horcajo Ponce

Historiador del Arte. Subo cosas de arte en instagram: @ars_apollo

Deja un comentario