Una jaula de cristal

La Edad Media no es un periodo oscuro y de atraso pese a que en el imaginario colectivo se vea así. Es común ver en películas de ambientación medieval esta imagen de un periodo triste, sucio, gris, pobre, plagado de religiosidad extremista y desprecio por la ciencia. En resumen, un periodo muy negativo pero esto no fue así. Estas ideas son fruto del pensamiento humanista renacentista y de teóricos posteriores que no se molestaron en ver ni entender el periodo. Evidentemente, las construcciones medievales no eran oscuras ni mucho menos pequeñas, sólo hace falta pasear por la catedral de Sevilla, Burgos o Reims para ver que es falso. Tampoco pudo ser un periodo tan nefasto si se pudieron levantar construcciones tan altas que llegaron al máximo de altura posible en el momento. Esto principalmente porque para levantar una catedral como la de Amiens necesitas dinero, mucha mano de obra y conocimientos arquitectónicos para que no se derrumbe. Pero entre todas las construcciones del momento hay una que es más espectacular que el resto.

Planta inferior Sainte Chapelle. Via Arquitectura y Cristianismo

Durante el Gótico Radiante en París se encuentra la dinastía Capeta y hace de esta ciudad centro de las experiencias góticas. Uno de estos capetos es Luis IX de Francia, también llamado San Luis. Este monarca del siglo XIII realiza diversas obras como la renovación de la nave de Saint-Denis o la renovación del crucero de Notre-Dame. Como monarca decide levantarse una capilla palatina de nueva planta en la Isla de la Cité. Esta edificación será llamada la Sainte Chapelle y acogería las reliquias de la Santa Pasión, entre las que destaca la Corona de Espinas. En el proyecto también participa Blanca de Castilla (madre del santo). San Luis le encargó la construcción a Pierre de Montreuil.

Planta superior Sainte Chapelle. Via Charlarte.

El edificio consta de una planta baja o inferior que es para la corte y el servicio y estaba dedicada a la Virgen. Es un lugar abovedado y policromado en su totalidad en colores rojo y azul principalmente. Servía como un instrumento religioso y de propaganda real. En las columnas aparecen flores de lis doradas sobre fondo azul y castillos dorados sobre fondo rojo como símbolos de los monarcas. También cuenta con vidrieras policromadas con imágenes religiosas. Esta planta es lo primero que se construye ya que se realiza el edificio de abajo a arriba y por último la cabecera.

Detalles vidrieras Sainte Chapelle planta superior. Via Civitatis

La otra planta del edificio es la superior, a la que sólo podía acceder la Corte del monarca. Esta planta es verdaderamente destacable y un hito arquitectónico. Debido a las innovaciones góticas y las reducidas dimensiones se consigue desmaterializar el muro. Muro como tal de piedra solo se usa en la parte inferior, el resto de la pared son grandes vidrieras con imágenes bíblicas y políticas que debieron basarse en la Biblia de San Luis. El techo es abovedado policromado. Además, hay un gran rosetón decorado con escenas apocalípticas.

La Edad Media no es sino otro período más dentro de la historia del desarrollo humano y artístico. Obras como la Sainte Chapelle muestran que lejos de la imagen que películas y leyendas urbanas quieren proyectar, los hombres de conocimiento de la Edad Media pusieron los cimientos para que sus sucesores renacentistas siguieran construyendo.

Alvaro Horcajo Ponce
Historiador del Arte. Subo cosas de arte en instagram: @ars_apollo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: