Once años después el Inter conquista Italia

Han pasado once años desde que el Inter de Milán consiguiera su último Scudetto. Once años llenos de altibajos, de malos resultados, de temporadas intranscendentes y de plantillas sin ninguna capacidad de competición. Once años para un título liguero. Y todo ello gracias a la gestión de Antonio Conte.

En once años pasan millones de cosas. Y más en un mundo como es el del fútbol. Hace once años, el Inter de Milán conseguía su última Serie A, que fue seguida de todos los demás trofeos por los que él Inter competía. Y todo de la mano de José Mourinho, que había conseguido llevarse la Champions eliminando al Barça de Guardiola y al Bayern en la final. Hace once años, España aún no había conseguido el mundial, el Real Madrid había echado la casa por la ventana por una temporada sin títulos, hace once años el Inter seguía capitaneado por Zanetti. En fin, hace once años el mundo era bien distinto.

Pero, aunque no lo parezca, aquel Inter con el de ahora, no tiene ni punto de comparación. Aquel Inter fue una apisonadora de las que dejaban huella. Sneijder, Milito, Zanetti, Cambiasso, Julio César, Eto’o. Jugadores reconocidos por todos. Pero este Inter es distinto. Este Inter no cuenta con los mejores del mundo. Si no por jugadores que solo necesitaban una oportunidad. Un Inter liderado por Lukaku, que se paseaba por Old Trafford con algún kilo de más. Un Lautaro que hasta hace tres años no era más que un suplente. Un Barella al que Conte ha hecho todo un hombre. Un Ashley Young que ha vivido una segunda juventud.

Conte y Mourinho. Se podría decir que como el agua y el aceite en términos futbolísticos. Pero como dos gotas de agua en cuanto a carácter y mentalidad. Uno ganó un Scudetto y una Champions esperando su oportunidad a la contra. Y el otro, con un dominio en cada partido, sin perder la tradición italiana en cuanto a juego se refiere. Ambos están en situaciones muy diferentes. Uno se coloca como el entrenador italiano de moda y el otro como el que ya no puede competir por ningún título.

Sin embargo, el Inter no solo ha conseguido un título. Sino romper una hegemonía que duraba ya nueve años. Nueve años de dominio juventino. De Scudetto tras Scudetto donde parecía que la Juve no perdería jamás un campeonato. Pero ha sido con Cristiano entre sus filas cuando la Juve ha pasado de tocar el cielo, a verse en lo más profundo del infierno. Hasta el punto de verse más cerca de la Europa League que de la Champions.

Esta es la primera piedra en el camino. El punto de inflexión para un cambio de ámbito en la Serie A. La pesadilla del Inter, que comenzó con la llegada de Rafa Benítez allá por el verano de 2010, ha llegado a su fin. Aunque aún falta mucho por trabajar, el Inter de Milán es justo vencedor de un campeonato que lleva casi dos años trabajando con sudor y lágrimas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: