¿Y qué pasa con Hazard?

Florentino Pérez es para los madridistas ese cuarto rey mago que aparece todos los veranos para llenar de ilusión a sus súbditos con fichajes de la más alta talla mundial. Aparece de la misma manera que cuando un niño pequeño tiene una rabieta con sus padres y, para que se le pase o simplemente cierre la boca, se le compra su juguete favorito. Será la chequera de Florentino o la grandeza que envuelve al Real Madrid, o quizás ambas cosas, las que sean claves para que un jugador decida hacer carrera en el club blanco. Sin embargo, por diversos factores, no todos alcanzan la gloria esperada.

La pasada campaña del Real Madrid se podría catalogar de más que aceptable. Tras el parón por la pandemia consiguieron darle vuelta a la situación en liga y se proclamaron campeones. En Copa del Rey se vieron atropellados en cuartos de final por una Real Sociedad que era el equipo de moda entonces en España. Y en Champions el Manchester City de Pep Guardiola fue superior tanto en la ida pre-pandemia como en la vuelta post-pandemia. A pesar de coleccionar una liga más en sus vitrinas, a los blancos les faltó esa chispa de ilusión que esperaban con el fichaje del belga Eden Hazard. Los 120 millones de euros que costó no se han visto amortizados hasta el día de hoy. Tras una primera temporada complicada de adaptación y constantes problemas físicos solo pudo materializar unas cifras de un gol y tres asistencias en liga. Este es su segundo año y se esperaba un paso adelante en cuanto a su rendimiento, pero los problemas físicos han seguido estando presentes. Sus destellos de calidad en los partidos que ha estado disponible se han visto truncados al no tener continuidad por las constantes lesiones. Hasta la fecha solo ha disputado doce partidos entre todas las competiciones anotando dos goles más que la temporada anterior. Unas cifras que siguen siendo muy pobres pese a estar en el momento más crítico de la temporada. Lo peor de todo es que el belga ni está ni se le espera. Mientras tanto Vinícius Jr. está aprovechando esta oportunidad que se le ha brindado y que quizás con un Hazard sano y en plena forma no hubiera obtenido.

Florentino ya puede dar por perdidos los 120 «kilos» que apostó por el jugador de 30 años. Su posible venta en este mercado estival para que los Mbappé y Haaland puedan aterrizar en el nuevo Santiago Bernabéu es una opción pese a no recuperar la cuantía invertida. Muchos son los madridistas que no cuentan con él para la temporada 2021-2022 y prefieren hacer caja para abrir las puertas al francés o al noruego. Por el momento, se desconocen los planes de futuro de Florentino y de Zidane respecto a Hazard. La parroquia blanca tiene claro que este verano su presidente todopoderoso va a realizar uno de esos bombazos sin importar que se lleve por el camino al belga.

Quizás sea el momento de aceptar el fracaso de Hazard en el Real Madrid y buscarle una salida que sea beneficiosa para ambos. El conjunto blanco sigue apostando por esa renovación estructural con chavales jóvenes y prometedores y el belga no encaja en esa ecuación. Mientras todo el mundo habla de las posibles llegadas de Mbappé y Haaland (o incluso algún fanático se aventura a las incorporaciones de ambos) parece ser que se están olvidando de Hazard y su peso en el club. Florentino Pérez tiene ahora la papeleta de calmar esta nueva rabieta madridista y traer al menos a uno de los juguetes que media Europa quiere.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: