El Madrid con un pie en semifinales

El Real Madrid ha vencido por 3-1 al Liverpool de Klopp. Los blancos se mostraron ampliamente superiores en casi todas las fases del partido. Vinicius con dos goles se convirtió en la estrella del encuentro.

Cuartos de final de Champions League. Estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas. Klopp comienza diciendo que eso es un campo de entrenamiento. ¿Qué podía salir mal? En realidad, muchas cosas; pero al final todo siguió un guion escrito por Zidane. Con un atrevido 4-3-3, el técnico galo se propuso hacer frente a un equipo con jugadores de la talla de Salah, Mané o Firmino. Y la cosa funcionó a las mil maravillas pese a la importante ausencia de Varane por Covid-19. El Real Madrid se plantó desde el primer momento en el partido con la sensación de salir a ganarlo. Sin especulaciones ni flaquezas visibles, el ataque blanco minó desde el inicio la defensa red. Vinicius, Asensio y Benzema jugaron como la mejor BBC de aquel entonces. Coordinados como un reloj suizo, el tridente ofensivo galopaba los contragolpes y abría espacios cuando era necesario.

Mención aparte merece Toni Kroos. El centrocampista alemán demostró la fiabilidad que los fabricantes de coches germanos intentan vendernos en los anuncios publicitarios. Con pases sensacionalmente dirigidos abrió el horizonte ofensivo local. Fue así como llegó el primer gol en el minuto 27. Un pase desde el aparcamiento de Kroos para que Vinicius, tras una gran carrera y mejor control de pecho, definiera a las mil maravillas; como si fuera otro el que chutara el balón. El depredador del área que parecía estar irremediablemente dormido en el alma del brasileño pareció despertar en el momento clave.

El segundo del Madrid llegó tras una preciosa jugada de Asensio. Primero con un sutil toque que sirvió como sombrero al meta visitante Alisson y después con la confirmación del remate para poner la pelota en el fondo de la red. El Real Madrid se gustaba y se veía reflejado en el marcador. Un 2-0 en el minuto 36 que no llegaba a hacer justicia al juego de los blancos. Con una salida de balón exquisita, el Madrid anuló en primera instancia cualquier estrategia del Liverpool. Por ello Klopp movió el banquillo antes de que finalizara la primera parte. Dio entrada a Thiago por Keita para tratar de igualar el buen hacer del centro del campo madridista.

Tras la salida del túnel de vestuarios, el Madrid se desdibujó como suele ser habitual. El Liverpool mostró mucha más intensidad en el juego y acabó por hacer gol en el minuto 51. Salah ponía fin a una jugada algo rocambolesca en el área de los locales. El 2-1 metía miedo a los de Zidane. Pero volvieron a funcionar de inmediato.

Con Modric algo desaparecido en todo el encuentro, Casemiro brilló una vez más en Valdebebas. El mediocentro escoba barrió todo lo que se le puso por delante. Recuperó balones e impidió la generación de juego ofensivo del Liverpool, eso sí, con la impecable ayuda de los dos centrales titulares: Nacho y Militao. Mendy siguió haciendo sangre por la banda izquierda con Vinicius y la dupla formada por estos se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para Trent Alexander-Arnold que terminó viendo cartulina amarilla. Lucas Vázquez volvió a demostrar que tiene el nivel suficiente como para jugar en el Real Madrid cuando se le necesite.

Tras varias intentonas fallidas, Modric puso un caramelo a Vinicius para que el brasileño tirara con toda la rabia del mundo a la meta rival. El remate corrió buena suerte y no tocó en ninguna pierna circundante. Alisson rozó con la manopla la pelota, pero no lo suficiente como para que el gol del minuto 65 no subiera al marcador. 3-1 y a tratar de dormir el encuentro.

Los minutos posteriores se vieron condicionados por los cambios y las necesidades de ambos equipos. Asensio se fue al banco y salió Fede Valverde. Posteriormente Vinicius siguió el mismo camino para dar cabida a Rodrygo. Klopp metió en el terreno de juego a Shaqiri y Firmino, pero tampoco significó nada en especial. El Real Madrid resistió bien arropado atrás para tratar de salir a la contra. Los de Zidane gozaron de un par de oportunidades que no supieron resolver para que el partido finalizara con el 3-1.

El Real Madrid consigue un buen resultado para medirse la semana que viene al Liverpool en Anfield. No cabe duda de que, de salir así en la vuelta, el Real Madrid no tendría demasiados inconvenientes en estar en las semifinales de la Champions League.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: