En el FC Barcelona se han adelantado al Real Madrid en cuanto a atar a jóvenes promesas se refiere. Los blancos insisten en su empeño de que Rodrygo y Vinicius puedan ser potenciales balones de oro. Mientras tanto, en can barça han apostado por dos perfiles muy diferentes al de los brasileños del Real Madrid. Ansu Fati dejó buenas actuaciones la pasada campaña, pero sin ser nada del otro mundo. Fue en el primer tramo de la actual cuando se vio su gran proyección. Desafortunadamente sufrió una de esas lesiones que atentan con arruinar carreras muy prometedoras a una temprana edad. Una lesión que habrá que ver hasta cuando arrastra y si deja alguna secuela. El otro elegido por los blaugranas es Pedri, un chico tinerfeño nacido en el año 2002 que esta trayendo recuerdos de otro jugador con similares habilidades y características físicas: Bojan Krkic.

Para poner en comparación a Pedri y Bojan primero hay que contextualizar los escenarios de cada jugador en el momento que irrumpieron en el Barça. Bojan apareció en un FC Barcelona repleto de estrellas y, sobre todo, con el auge de una nueva estrella que destacaba al nivel del resto de cracks del mismo equipo: Leo Messi. Desde la prensa española, quizás con ese afán de querer que nuestro producto sea mejor que el extranjero, se llegó a decir que Bojan sería mejor que Messi. El tiempo al final ha hablado por sí solo, pero es cierto que en su momento estaban muy a la par. Bojan consiguió hacerse con un hueco en el primer equipo a base de buenas actuaciones. En ese equipo entrenado por Frank Rijkaard había jugadores de la talla de Henry, Eto’o, Ronaldinho y Deco, entre otros. A eso se le sumaba la competencia directa de Messi por ser la nueva joven promesa del equipo. El desenlace fue muy dispar, el español dio tumbos por toda Europa sin encontrar su sitio ni su nivel esperado y el argentino ha ganado seis balones de oro.

Volviendo al presente, otro entrenador holandés, Ronald Koeman, ha hecho debutar a otra joven promesa: Pedri. Koeman está confiando mucho en los jugadores de la cantera para llevar a cabo la reestructuración del equipo y junto con Ansu Fati o Mingueza están siendo los más destacados. Al igual que Bojan, Pedri también tiene a su lado a Messi, pero esta vez el argentino es el profesor futbolístico que para Bojan fue Henry, Eto’o o Ronaldinho. El competidor de Pedri por ser el futuro abanderado del Barça y, por ello, sustituto de Leo Messi es Ansu Fati. De esta manera, el duelo entre Messi y Bojan ha evolucionado a Pedri y Ansu. Ahora solo falta ver si ambos consiguen cumplir las expectativas que se les ha impuesto, o si solo uno de ellos podrá tomar el relevo del argentino al menos en el Barça mientras que el otro muerde el polvo o si ninguno de los dos alcanza el excelso nivel de Messi y ambos terminan siendo un “Bojan”.

La conclusión que quiero sacar es que hay que tener mucho cuidado con el hype o las ilusiones que producen muchos jugadores a tan temprana edad. Está bien realizar comparaciones que retrotraen recuerdos similares en un pasado no muy lejano, pero también hay que ser conscientes que de ilusiones no se vive en el fútbol. Puede que hoy parezcas ser “El Elegido” y mañana tu carrera se vaya al traste bien por lesiones, bien por no ser del todo disciplinado o simplemente porque al final el nivel no te alcanza lo suficiente para ser lo que parecías.

Quizás el mundo del fútbol está demasiado mal acostumbrado a vivir lo que se ha vivido durante los últimos quince años, y por ello las exigencias con las futuras promesas sean excesivamente altas. Hay que dejar bien claro que si Halaand, Mbappé, Pedri, Ansu o quien sea no gana 5 balones de oro cada uno, bajo ningún concepto se les podrá catalogar de fracaso, porque esas hazañas son altamente improbables de repetirse

Deja un comentario