Hamilton gana con polémica en Bahréin

El primer gran premio de la temporada de Fórmula 1 se ha saldado con vueltas repletas de emoción y adrenalina. Sin embargo, el heptacampeón del mundo Lewis Hamilton acabó ganando la carrera en las últimas vueltas tras una sensacional lucha con Max Verstappen. Fernando Alonso tuvo que abandonar por problemas con los frenos traseros y Sainz finalizó octavo en su primera carrera con Ferrari.

La sequía de Fórmula 1 finalizó cuando el semáforo apagó todas las luces y los coches comenzaron a rodar. No obstante, en la vuelta de formación ya hubo contratiempos. Sergio Pérez se quedó parado mientras calentaba neumáticos en lo que pareció un cortocircuito en el sistema eléctrico del monoplaza. Los comisarios ordenaron realizar otra vuelta de formación para retirar el Red Bull varado en la orilla del asfalto. Pero Checo Pérez pudo volver a arrancar el coche y dirigirlo hasta el pit lane desde donde finalmente salió.

La salida fue bastante limpia en general. Se notó que la temporada no había hecho más que comenzar y los pilotos querían sumar puntos y buenas sensaciones. Mazepin perdió el control de su monoplaza a la salida de la segunda curva y se estrello contra el muro provocando el primer safety car de la carrera. Leclerc aprovechó la mala salida de Bottas para colocarse tercero y Alonso adelantó a Sainz y Gasly, que también tuvo problemas y acabó retirándose, para situarse en buena posición.

La carrera continuó con la tónica dominante de Checo Pérez sobrepasando coche tras otro. El mexicano partió desde la última posición y acabó la carrera quinto en una excelente demostración de su calidad y fiabilidad como piloto de Fórmula 1. Los adelantamientos fueron constantes y quedó latente la igualdad que hay en la zona media de la parrilla. McLaren, Ferrari, Aston Martin, Alpine y Alpha Tauri tienen un rendimiento muy parejo como ha quedado demostrado en el primer gran premio de la temporada.

Sainz y Alonso se enzarzaron en una buena pelea por los puestos de la zona media con Stroll hasta que el asturiano tuvo que retirarse. Los coches verdes de Aston Martin no demostraron todo lo que se esperaba de ellos. Sobre todo Vettel. El piloto alemán quedó en decimoquinta posición y protagonizó un error grave con Ocon que casi deja sin carrera a ambos. Parece ser que el germano sigue arrastrando el pésimo rendimiento que mostró la pasada temporada en Ferrari.

Llegado el tramo final de la carrera, Verstappen inició una remontada arañando segundos a Hamilton. El neerlandés tenía gomas con diez vueltas menos y, aunque la estrategia de parada temprana de Mercedes logró su efecto, Hamilton tenía mucho menos ritmo. Así se llegó las últimas vueltas. Max Verstappen atacó con todo el monoplaza negro de Hamilton y finalmente consiguió pasarle. Sin embargo, al piloto británico le sobró tiempo para quejarse por radio de que el de Red Bull había excedido los límites de la pista para adelantarle. Límites que según el briefing con los pilotos del viernes sólo serían monitorizados en esa zona en los entrenamientos libres y en la sesión de clasificación. Así pues, dirección de carrera obligó a devolver la primera posición.

Verstappen no pudo volver a acercarse a Hamilton y el británico ganó una carrera con mucha polémica. Pero Max no se mostró demasiado crítico con la decisión. De hecho, demostró una gran madurez y acató la directriz. Quizá porque es consciente de que este año sí tiene mejor monoplaza que Hamilton y Bottas, al menos de momento.

Habrá que esperar dos semanas para volver a ver a los pilotos en acción. Será en Italia, en el Gran Premio de la Emilia Romaña allá por el fin de semana del 16 de abril. Puede que una espera demasiado larga, pero sin duda el campeonato parece merecerlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: