Quién lo iba a decir hace un año. Jesse Lingard ha vuelto. Y lo ha hecho a lo grande. Un jugador que estaba prácticamente sentenciado hace un año y que, a día de hoy, parece haber resurgido de sus cenizas. Tanto es así, que incluso ha vuelto a la convocatoria de la selección nacional inglesa. Lingard parece haber encontrado en el West Ham United. Y lo hace junto a otro ex del United: David Moyes. El entrenador escocés fue elegido en su momento como sustituto de Sir Alex Ferguson. Pero su estancia en Old Trafford fue para olvidar.

No obstante, distintos, pero iguales, Moyes y Lingard han creado una conexión especial.
Moyes ha dado la confianza necesaria a Lingard para que vuelva a sentirse futbolista. El entrenador hummer lo alineó en su primera convocatoria. Y el mediapunta inglés respondió con dos goles. Desde su llegada, han sido siete partidos y cinco goles y tres asistencias. Lingard no tenía esta trascendencia desde la temporada 2017/2018. El partido frente al Watford en Vicarage Road es el tope de Lingard. En ese momento, era el jugador clave del Manchester United.


Pero no solo se convirtió clave en su club. Meses atrás, Lingard había dejado un buen nivel en el Mundial de selecciones de Rusia. Southgate lo colocó de interior en un esquema de 3-1-4-2, pasando a un 3-1-3-1-2 cuando los ingleses atacaban, siendo Jesse Lingard el que jugaba detrás de los dos puntas (Kane y Sterling). Fuera de lo deportivo, Lingard creó su propia marca de ropa, siendo una apuesta de futuro y de inversión bastante rentable debido al nivel mediático que había alcanzado.


Pero una vez comienza la temporada 2019/2020, algo ocurre con Lingard. Comienza a lesionarse y a perderse partidos. Y su participación comienza a verse estancada. A eso se le suma la irrupción de jugadores como Greenwood, que se hace con un puesto en el once titular de Solskjaer. Su participación en 2020 con el United es prácticamente nula y el último partido de la temporada, consigue marcar un gol frente al Leicester.


Una montaña rusa de emociones para Lingard durante apenas un año. Hoy, la situación es totalmente distinta. Es titular casi indiscutible. Busca, quiere, se asocia, asiste y, sobre todo, marca. La posición de mediapunta le abre multitud de posibilidades, sobre todo cuando Lingard tiene detrás a dos mediocentros posicionales. Soucek y Noble estructuran el equipo y el jugador inglés cedido por el United tiene total libertad.


La cesión en el West Ham United concluye el 30 de junio. Las intenciones del jugador se desconocen todavía. Ni United ni West Ham se postulan. Pero todo se verá al final de temporada. De lo que no hay duda es que Jesse Lingard está centrado en el fútbol. Ha dejado las redes sociales en el banquillo y se ha puesto el traje de titular y de jugón. La Eurocopa está a la vuelta de la esquina y si Lingard sigue en este nivel, seguro que Southgate le tiene reservado un hueco en el equipo.

Deja un comentario