La RAE define periodismo como «actividad profesional que consiste en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones a través de cualquier medio escrito, oral, visual o gráfico». Sin embargo, algunos informadores y diversos grupos sociales se han empeñado en convertirse en defensores del periodismo; ellos son los únicos capaces de hacer periodismo o decidir qué es tal cosa.

Uno de estos guardianes del rigor periodístico parece ser Josep Pedrerol, presentador del archiconocido programa El Chiringuito de Jugones, una especie de tertulia deportiva muy popular en España. Durante este fin de semana, Pedrerol ha sido tendencia en Twitter por las afirmaciones realizadas en el programa de Ibai Llanos Charlando tranquilamente. El presentador dijo que Julio Maldonado, más conocido como Maldini, no es periodista. Maldini dijo anteriormente que no le gustaba el formato de El Chiringuito y que consideraba al periodismo deportivo otra cosa. Se refirió a él como «un analista». Esto, entre otras frases, ha causado el revuelo en las redes sociales. Pedrerol trató de vender en el directo su programa como aquel en el que se dan primicias y noticias de última hora. Sin embargo, se olvidó de que gran parte de la audiencia ve el programa por considerarlo de puro entretenimiento, no por las noticias y los bombazos informativos que supuestamente se ofrecen.

El periodista Siro López se ha sumado a este carro de polémica con unas declaraciones poco menos que incendiarias. Siro López participó en el programa antecesor de El Chiringuito: Punto Pelota, que se emitía en Intereconomía. Se trataba de un programa con un formato similar en el que primaba la tertulia deportiva, pero no había tanta cantidad de circo o polémica como en El Chiringuito. Siro afirma que «el programa es en muchos momentos en una auténtica pocilga».

Más allá de las opiniones y gustos personales, lo cierto es que El Chiringuito no puede ser considerado por nadie como un programa serio. Es un formato de programa que tiene mucha audiencia y eso está bien, la gente disfruta con el show. De otro modo, programas como Sálvame no tendrían cabida en televisión. Pero considerar El Chiringuito como algo más que eso es caer en la equivocación. Un programa en el que cada tertuliano tiene un papel preestablecido y se hace periodismo de bufanda (por decir algo) no es un programa serio. El problema no es que la gente disfrute con los insultos, las descalificaciones, la farsa y los gritos; el problema viene cuando su propio presentador ofrece una visión completamente diferente de lo que es o debería ser el periodismo.

Pedrerol dice que Maldini no da noticias. Sin embargo, Maldini ofrece información en televisión, en radio y en Youtube. Quizá no es el prototipo de periodista que consigue exclusivas, pero habla a la gente para que la gente comprenda un poco más. Para ayudar a su público a entender el fútbol. Y según la RAE, eso sí es periodismo. Lo que habría que preguntarse no es dónde acaba o empieza el periodismo, sino por qué Pedrerol cree tener la autoridad para decidirlo.

Por David Jiménez Flores

Un hombre libre.

Deja un comentario