Es verdad, el titular es un poco sensacionalista. No obstante, ilustra bastante bien la surrealista situación que desde ayer se presenta en las elecciones de la Comunidad de Madrid que se celebrarán el próximo 4 de mayo. Pablo Iglesias anunció que será el candidato de Unidas Podemos en los comicios. Una evidente estrategia para intentar frenar lo que se vislumbraba como un tsunami de Isabel Díaz Ayuso.

El que hasta ayer fue vicepresidente segundo anunció en un vídeo publicado en las redes sociales de su partido que abandonaba el puesto en el Gobierno para presentarse como candidato a presidir la Comunidad de Madrid. El anuncio cogió por sorpresa a todo el mundo. Incluso Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, se enteró pocos minutos antes de que el mensaje se hiciera público mientras se encontraba de visita oficial en Francia.

Lo que comenzó con una moción de censura en Murcia por casos de vacunación irregulares ha acabado con un Gobierno desordenado y el liderazgo de Podemos en el aire. Según informaban fuentes cercanas a Moncloa, Pablo Iglesias habría propuesto a la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, hacerse con la cabeza visible del partido.

La actual presidenta de la Comunidad de Madrid también recibió por sorpresa este giro de los acontecimientos. En una rueda de prensa posterior afirmó que «España me debe una, he sacado a Pablo Iglesias de la Moncloa». Díaz Ayuso cambió también el lema de campaña a «Comunismo o libertad», mientras que antes era «Socialismo o libertad». A pesar de que las encuestas daban a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid como ganadora de los comicios con facilidades para formar Gobierno, la inclusión de Iglesias en la lista de Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid podría dar un vuelco a la situación.

Pablo Iglesias ofreció a Íñigo Errejón, antiguo compañero en Podemos, formar una candidatura unida. Pero todavía está por ver si Más Madrid se une a Unidas Podemos en una coalición de izquierdas que intente frenar el avance de PP y VOX.

Por David Jiménez Flores

Un hombre libre.

Deja un comentario