Los premios Goya de la pandemia

El pasado sábado tuvo lugar la 35ª edición de los Premios Anuales de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, conocida como los premios Goya. Se celebró en el Teatro Soho Caixabank de Málaga, presentada este año por Antonio Banderas y María Casado.

En una situación normal, las butacas del teatro donde se celebró la gala habrían estado repletas de actores, directores, prensa y demás asistentes habituales a este tipo de encuentros. Pero este año, al igual que otras entregas de premios, la celebración de la gala se ha tenido que adaptar a la situación del Covid y a las restricciones impuestas por el Gobierno. Los nominados asistieron al encuentro de manera telemática. Y, a pesar de esperarse una cantidad de fallos bastante importante, la gala transcurrió de manera fluida dentro de la novedad del formato. 

Antonio Banderas, maestro de ceremonias de este año, fue el encargado de abrir la gala con un conmovedor discurso. Sus palabras fueron dirigidas a sus compañeros de la industria: “Mi primer pensamiento va dirigido a la familia del cine, a los nominados que hoy no están aquí. Aunque sea de forma telemática, bienvenidos a todos. Es difícil concentrar tanto talento en un solo escenario, tanto talento y tanta lucha. Se os echa de menos, creedme. No hay mayor pesadilla que la pesadilla de las salas vacías”. El opening de la gala contó con un minuto de silencio en honor a las personas que han sido y son, a día de hoy, víctimas de la pandemia. 

La película de Pilar Palomero, Las niñas, se hizo con el Goya a mejor película. Además, consiguió también el premio a mejor dirección novel y mejor guion original. Daniela Cajías, que participó también en esta película, se llevó el Goya a mejor dirección de fotografía, siendo la primera mujer en conseguirlo. Akelarre fue la cinta que más premios consiguió: mejor maquillaje y peluquería, mejor vestuario, mejores efectos especiales, mejor música original y mejor dirección artística. Otra de las premiadas fue Adú, que recibió Goyas por mejor sonido, mejor dirección de producción y mejor director. 

Los Goya de mejor actriz y actor revelación se los llevaron Jone Laspiur por su papel en Ane y Adam Nourou por Adú. La cantante Rozalen recibió el Goya a mejor canción original por Que no que no de la cinta La boda de Rosa. Los premios a mejores actores de reparto fueron para Nathalie Poza por La boda de Rosa y Alberto San Juan por Sentimental. Patricia López Arnáiz recibió por Ane el Goya a mejor actriz protagonista, y Mario Casas a mejor actor protagonistas por No Matarás.

El Goya de Honor este año lo ha recogido la actriz Ángela Molina, que fue la única que acudió al teatro a recibir su galardón. “Gracias a la generosidad de la Academia recibo el Goya de Honor llena de agradecimiento, con alegría porque sois vosotros los que os habéis acordado de mí, porque el rodaje ha sido muy hermoso y tan verdadero, y alegría porque hemos estado juntos lo suficiente como para improvisar puentes que ninguna pandemia pueda arrebatarnos”, fueron las palabras de la actriz.

Lo más curioso de la gala, fue que muchas figuras del cine internacional enviaron su apoyo a la industria cinematográfica española que se ha visto muy afectada por la pandemia. Entre esas estrellas de Hollywood se encuentran Margot Robbie, Tom Cuise, Robert de Niro, entre otros nombres de reconocida trayectoria.

No solamente se entregaron premios. La gala contó con actuaciones musicales como la de Nathy Peluso, que versionó La violetera que cantaba la gran Sara Montiel, Aitana Ocaña, interpretando Happy Days Are Here Again de Barbra Streisand, o Vanesa Martín, que ha recordado a las figuras de la cultura que han fallecido este año mientras versionaba Una nube blanca de Ana Belén. Además, Carlos Latre, caracterizado de Pepe Isbert, y Diana Navarro, homenajearon el centenario del nacimiento del director Luis García Berlanga

A pesar de la novedad del formato en el que se tuvo que desarrollar la gala y algunos comentarios fuera de lugar que mancharon la celebración, generando una gran polémica y volviendo a abrir el debate sobre el machismo, se pudo disfrutar de la gran noche del cine español, aunque de una manera diferente. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: