Álex Ruiz: «Hay muchos más destinos adaptados de los que creemos»

Álex y Sandra son una pareja de viajeros de El Prat de Llobregat. Entre sus destinos se encuentran Nueva York, Roma, Berlín, París o Washington. Álex Ruiz tiene 33 años sufre distrofia muscular, una enfermedad degenerativa que a los 14 años le dejó en silla de ruedas. Ahora ambos se dedican a recorrer el mundo e inmortalizar sus viajes en su perfil de Instagram llamado Sillero por el mundo.

Pregunta: Álex, ¿cómo te describirías?

Respuesta: Soy una persona muy inquieta. Me gusta estar haciendo algo siempre. He estudiado y trabajado, aunque por motivos de salud lo he tenido que dejar. Empecé estudiando Informática y ahora estudio Comercio internacional. Pero sobre todo me gusta viajar.

P: Sandra, ¿tú cómo te describirías?

R: También soy muy inquieta. He estado estudiando y trabajando, pero recientemente lo he dejado para pasar más tiempo con Álex. Desde que nos conocemos tenemos la misma afición por viajar.

P: ¿Cómo os conocisteis?

R: Nos conocimos por internet. Estuvimos hablando durante un mes más o menos y al final decidimos conocernos en persona.

P: ¿En qué consiste la distrofia muscular?

R: Es una enfermedad degenerativa, es decir, con el paso del tiempo los músculos pierden fuerza. A los 14 años pasé a usar muletas, pero tenía que hacer mucho esfuerzo. Luego comencé a utilizar una silla de ruedas manual porque en aquel tiempo no se conocía otro tipo. En cuanto conocí la silla eléctrica obtuve una mayor autonomía y libertad.

P: ¿En qué momento os planteasteis viajar?

R: (Habla Sandra) Álex ya había viajado con familiares. Cuando empezamos a salir más en serio él me animaba a viajar juntos. Al principio me daba un poco de apuro el tema de la silla, el aeropuerto… Pero viajar con una agencia siempre te da más seguridad. Fue un proceso, poco a poco te vas quedando más tranquilo, aunque siempre sale alguna cosa en los viajes.

P: ¿Cómo surge esta necesidad de viajar, de ser tan atrevidos en este aspecto?

R: Atrevidos no es la palabra. Si una persona que no va en silla de ruedas viaja, por qué Álex no va hacerlo. Hay muchos más destinos adaptados de los que creemos. Es el hecho de animar a gente. En el perfil de Instagram, además de publicar lo que nos gusta, intentamos animar a la gente para que viaje. Recibimos muchos mensajes de gente con movilidad reducida preguntado cómo pueden viajar o las dificultades que pueden tener en el avión. Nosotros les respondemos desde nuestra experiencia y les dirigimos a nuestra agencia de viajes. Nosotros sabemos que cuando lleguemos al destino va a estar la silla de ducha o los taxis necesarios. Ahora viajamos mucho más tranquilos.

P: ¿Es gratificante recibir estos comentarios?

R: La verdad es que sí. Hay mensajes de gente que se anima a viajar por nuestras publicaciones o a descubrir destinos que no sabían que estaban adaptados. También hemos colaborado con Travel Xperience en directos en redes sociales para que la gente se anime a viajar y a compartir sus experiencias. Es recíproco porque la información es fundamental a la hora de viajar.

P: ¿En qué destino habéis encontrado más dificultades?

R: Italia en general es complicado, pero es muy bonito. Italia tiene muchos adoquines y pocos rebajes. Roma es la ciudad más complicada de visitar. Todo el país de Italia necesita apostar un poco más por la accesibilidad.

P: ¿Y al contrario?

R: Berlín. La gente habla muy bien de Berlín y ya conocíamos las referencias. No echamos de menos nada. Las aceras son muy amplias, con muchos rebajes. El transporte público funciona muy bien. Los museos también apuestan mucho por la accesibilidad incluso visual. Es un modelo a seguir. Nueva York también es una ciudad con muchas facilidades.

P: Y cuando no viajáis, ¿cómo es vuestro día a día?

R: Ambos estudiamos. (Habla Álex) Yo también trabajaba, pero por empeoramiento de mi enfermedad tuve que pensar un poco más en mí y parar. Ahora con el confinamiento intentamos tener aficiones. Hacemos puzles, vemos series y películas y leemos. Intentamos estar ocupados el máximo tiempo posible para no pensar en negatividad.

P: ¿Os ha afectado mucho la pandemia?

R: Sí. Tenemos varios destinos pendientes además de la ceremonia de boda. La luna de miel quedó aplazada también. Íbamos a hacer un road trip de la zona de California. También tenemos pendiente un viaje grupal al norte de Noruega para intentar ver las auroras boreales. Este era el primer viaje en el que no visitáramos grandes metrópolis; es totalmente diferente.

P: Vuestro perfil es un canto a la vida. Habéis esquiado, jugado a los bolos, seguís el fútbol y Álex hacía hockey sobre ruedas. ¿Creéis que el perfil puede servir de inspiración?

R: Ojalá que sí. Conocemos a gente que no tiene ninguna discapacidad y no viaja. Nosotros siempre recomendamos que lo hagan porque viajar es conocer y abrir la mente. Viajar te da más vida. Hay gente que se encierra mucho en sí misma y es muy negativa cuando realmente no tienen las dificultades de otras personas.

P: ¿Hay más actividades para gente con movilidad reducida de las que creemos?

R: Sí. Nosotros hemos montado en globo y recientemente descubrimos que hay caravanas adaptadas para poder hacer viajes por carretera. Hay muchas más actividades de las que no conocemos. Las empresas apuestan mucho por adaptar todo tipo de actividades.

P: ¿Por qué es tan importante la recogida de firmas que tenéis colgada en vuestro perfil?

R: Es fundamental porque siempre vas con miedo cuando vas en avión. La normativa actual no permite que subamos al avión con nuestra silla a diferencia del tren. El tren es donde vamos más cómodos porque vamos con nuestras sillas en los espacios habilitados. En el avión entregas tus piernas y brazos a un desconocido. Sería ideal apostar por un espacio en el que entrar con tu silla con sus anclajes y todos. Es la finalidad de esta propuesta, aunque sabemos que es complicado por el mínimo espacio en los aviones. Ahora tenemos que dejar la silla antes de subir y nos dan otra más estrecha e incómoda.

P: A modo de minuto de oro, ¿por qué os debería seguir la gente?

R: Simplemente para dar a conocer el mensaje de que se puede seguir haciendo una actividad normal, realizando actividades de gente que camina. Nosotros somos un pequeño ejemplo de gente que viaja, pero hay mucha gente que también lo hace. Pero una gran parte de la gente no viaja por miedo. Nosotros animamos a hacerlo, a no quedarse en casa. Aunque se necesite a alguien para quedarse en casa, hay muchos destinos que se pueden visitar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: