Ibra contra el mundo

A estas alturas, que Ibrahimović esté en el ojo del huracán no sorprende a nadie. El jugador sueco habla sin pelos en la lengua y esta vez ha sido para hablar sobre Lebron James. Sin embargo, Zlatan ha ido a mencionar a un deportista que podría perfectamente competir con él en ámbitos de grandeza. Y Lebron ha contestado al sueco. Pero si retrocedemos atrás en el tiempo, no es la primera vez que Zlatan se dirige a la estrella de los Lakers. En 2018, cuando Lebron fichó por los Lakers, Zlatan le dio una calurosa, pero advertida bienvenida. “Bienvenido, ahora Los Ángeles tienen a un Dios y a un Rey”, afirmó el sueco.

Pero esta vez, Zlatan fue más allá. Y no precisamente con intención de hacer amigos. El jugador estadounidense de los Lakers siempre ha sido muy crítico con los indicios de racismo. Ha dado su opinión en numerosas veces sabiendo el revuelo que podía causar tratándose de una figura tan prestigiosa como la suya. Sin embargo, Zlatan dejó las siguientes declaraciones en el canal Discovery Plus, refiriéndose al jugador de baloncesto.

“Haz lo que se te da bien”. “Juego al fútbol porque soy el mejor jugando al fútbol, no soy político. Si hubiera sido político, estaría haciendo política. Este es el primer error que comenten los famosos cuando se hacen famosos y entran en cierto estatus. Para mí es mejor evitar ciertos temas y hacer lo que mejor se te da, porque de lo contrario no se ve bien”. Esas fueron las palabras del astro sueco.

Lo que no sabía Ibrahimović es que internacional estadounidense le contestaría rápidamente. “Nunca me callaría por las cosas que están mal”, afirmó. “Yo predico sobre mi gente y predico sobre la igualdad, la injusticia social, el racismo, la surpresión sistemática de votante, cosas que suceden en nuestra comunidad”. Y le recordó a Zlatan sus quejas racistas en el año 2018, debido a su origen musulmán. “Es gracioso que él diga eso porque se trata de la misma persona que hace años, en Suecia, denunció racismo en el campo por su apellido”, explicó Lebron. Y añadió: “No soy la persona adecuada para atacar porque hago mi tarea”.

Ibrahimović dijo en 2018 que si su apellido fuera un Andeersson o Svensson, le defenderían incluso si robara un banco. Lo cierto es que el jugador del Milán se ha ganado más enemigos que aliados estos dos últimos años. Cuando volvió a Suecia y entrenó con uno de los rivales del Malmö, el Hammarby de Estocolmo, los aficionados del club donde Ibra hizo historia comenzaron a increpar al sueco. Incluso destrozaron su estatua que se ubicaba en la ciudad.

Lo cierto es que este año, es el segundo encontronazo que tiene con un deportista de élite. El primero fue con Lukaku, jugador con el que compartió vestuario durante un par de meses en Manchester. El jugador sueco le increpó su torpeza, además de algunos insultos dirigidos hacia la madre del jugador belga. Y el propio Lukaku enfureció de tal manera que se fue directo a por él estando ya en el túnel de vestuarios. La pasada jornada, Inter y Milán se volvieron a enfrentar. Y Lukaku venció a Ibra anotando un gol y dejando una de sus mejores actuaciones esta temporada.

A sus 39 años Ibra sigue jugando al máximo nivel. Ha conseguido devolver al Milán a la lucha por el Scudetto y se coloca como uno de los líderes en la tabla de goleadores. Zlatan sigue siendo Zlatan, para lo bueno y para lo malo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: