Clases online, exámenes online

Como alumnos de Periodismo en el Campus de Vicálvaro de la URJC, nos hemos visto obligados a seguir el curso de manera totalmente online, es decir, ninguna de nuestras clases, ni siquiera las que deberían ser prácticas, han sido dadas presencialmente. Es por ello, que muchos alumnos vemos ahora cómo la URJC mantiene las convocatorias presenciales para los exámenes de enero.

En pleno repunte de casos de Covid-19 y en el inicio de lo que podría ser la tercera ola de la pandemia en nuestro país, la situación de obligatoria asistencia a un centro y unas clases en las que se juntarán alumnos y profesores de toda la geografía nacional no es más que un disparate que intenta mantener una normalidad docente imposible de seguir en estos tiempos. Las clases de los dos últimos cuatrimestres se han desarrollado telemáticamente sin demasiados problemas; tanto los contenidos como los trabajos y pruebas parciales han sido recibidos y entregados sin más allá que mínimos inconvenientes. La plataforma de la universidad funciona bien y no sería la primera vez que los exámenes se realizaran telemáticamente.

En el segundo cuatrimestre del pasado curso las clases presenciales se vieron interrumpidas casi de un día para otro y tanto docentes como alumnos se tuvieron que adaptar forzosamente a una nueva manera de impartir y recibir clase. A pesar de algunos inconvenientes iniciales, el final del curso podría calificarse como éxito debido al poco tiempo de preparación que hubo para planificar y reorganizar lo que quedaba de cuatrimestre. Los exámenes se realizaron online sin mayores problemas.

El inicio del presente curso estuvo marcado por la incertidumbre. Muchos alumnos no sabían cómo se iban a desarrollar las clases hasta pocos días antes de que comenzaran los días lectivos. Sin embargo, el desarrollo de las clases online ha sido satisfactorio para la mayor parte de los alumnos y, aunque el alumnado ha tenido que soportar una mayor carga de trabajo, en general podría decirse que se solventó la situación de manera correcta.

Es por ello que no se entiende que ahora, en pleno mes de enero tras la celebración de las fiestas navideñas, se sigan manteniendo las convocatorias presenciales de los exámenes. Algunos alumnos llevamos sin pisar la universidad desde el pasado mes de marzo, momento en el que comenzó el confinamiento en España, a pesar de continuar recibiendo las clases de manera online. Muchos alumnos de los grados residen fuera de la Comunidad Autónoma de Madrid, por lo que desplazarse de manera innecesaria pone en serio riesgo la salud de sus compañeros y familiares por la realización de un viaje totalmente innecesario.

El alumnado entiende que de ningún modo los exámenes online se asemejan a las convocatorias presenciales, pero nosotros hemos sido los primeros en acatar las normas sanitarias evitando contacto con nuestros compañeros y siguiendo el curso a través de la plataforma de la universidad. En un momento en el que los jóvenes están en el punto de mira de los medios de comunicación y las autoridades sanitarias, parece ser que nos obligan a reunirnos para realizar pruebas de evaluación que se podrían hacer desde nuestros hogares. Evitar la propagación del virus es una cuestión de todos y reunir estudiantes en aulas no parece ser la mejor opción para hacerlo.

Se ha hablado de la posibilidad de abrir ventanas para que el aire esté renovándose continuamente, pero en pleno invierno y con un temporal que azota todo el país, ¿de veras es la solución al problema? En aulas donde la temperatura desciende de los cinco grados se pondría en juego la viabilidad de la realización de pruebas evaluables.

Muchos alumnos han firmado ya una petición para realizar los exámenes online que circula por los grupos de compañeros universitarios desde ayer. Ya son más de 5.000 las personas que defienden un modelo de evaluación online debido a la situación crítica en la que se encuentra el país.

David Jiménez Flores
Un hombre libre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: