Corría el minuto 14 del partido de Champions League que enfrentaba al PSG contra el Basaksehir. Ese fue el momento preciso en el que la polémica racial de la temporada saltó por los aires.

Según narran los protagonistas del incidente, el cuarto árbitro del encuentro se dirigió al colegiado principal diciendo “echa a ese negro”, refiriéndose al jugador del equipo turco Demba Ba. Este incidente supuso el abandono del terreno de juego de ambos equipos sin perspectivas inmediatas de retomar el partido.

Las redes sociales se convirtieron entonces en un auténtico campo de batalla entre los defensores del colegiado y los que le acusaban de racista. Sebastian Coltescu, árbitro rumano, ha declarado que “cualquiera que me conozca sabe que no soy racista”. Pero de poco le va a valer al colegiado se argumento durante estos días pues la mayor parte de la esfera pública ya se ha posicionado en su contra. El Gobierno de Rumanía también ha mostrado su descontento con el desacertado comentario del colegiado.

El movimiento #BlackLivesMatter volvió a aparecer en Twitter y Neymar, entre otros componentes de la plantilla del PSG, reivindicaron la dignidad de las personas de color y sus derechos.

Sin embargo, en el día de hoy se han sucedido declaraciones de profesionales vinculados al deporte cuya opinión no es la misma que la de los jugadores implicados en el incidente. Este es el caso del entrenador del Benfica, Jorge Jesús, que ha declarado que “cualquier cosa que se pueda decir contra un negro es siempre signo de racismo y eso mismo contra un blanco no lo es”.

Algunos usuarios de Twitter rescataron contenido audiovisual que deja en mal lugar a Neymar, acusado precisamente esta temporada de racismo por llamar a otro jugador “chino de mierda”.

Además, usuarios dejaron algunos vídeos de comentarios despectivos hacia jugadores blancos por su raza indicando que en esa ocasión no se paró el partido.

El único precedente de un plantón similar en España se dio en un Rayo Vallecano – Albacete. En esa ocasión fue el colegiado el que señaló la interrupción del encuentro debido a los cánticos de los Bukaneros al son de “Zozulya puto nazi”.

Algunos usuarios de Twitter criticaron la publicación del Istambul Basaksehir en la que se puede leer una imagen que dice “no al racismo”. Los tuiteros señalaron que el equipo turco no estaba en posición de abogar por el fin del racismo cuando en Turquía se cometen atrocidades contra minorías con justificación religiosa.

Sea como fuere, el incidente se suma a una temporada ya convulsa y el partido se reanudará hoy a las 18:55.

Por David Jiménez Flores

Un hombre libre.

Deja un comentario