Koenigsegg, más que una marca

El mundo del automóvil evoluciona de manera notable. A día de hoy, todas las marcas muestran en sus vehículos la mayor tecnología jamás vista. Desde pequeñas prestaciones que otorgan al automóvil velocidades escandalosas, hasta la capacidad de poder convertirse en las más importantes instituciones del mundo. La capacidad de mejora de las mejores marcas del mundo es cada vez mínima, pero en cada entrega siguen demostrando que es posible llegar a límites inimaginables. Hasta el punto de poder competir entre ellas donde la diferencia siempre suele ser mínima.

Una de las marcas, cada vez más conocidas, pero con una tremenda historia detrás, es la marca Koenigsegg. Esta marca sueca es, a día de hoy, una institución bastante exclusiva y al alcance de muy pocos bolsillos. Sus coches se encuentran muy limitados en cuanto a fabricación y localización se refiere, pero su enorme crecimiento los está haciendo cada vez más comunes. Con velocidades de más de 400 km/h, Koenigsegg se postula como una de las marcas de hipercoches más impresionantes del mundo. Su fundador, Christian Von Koenigsegg, todo un apasionado del automóvil, está cumpliendo el “desafío de su vida” desde hace ya muchos años.

Con tan solo 22 años de edad, Christian llevó a cabo su sueño: crear el mejor súper coche del mundo. Todo comenzó cuando Christian fue al cine a ver una película con su padre. En ella, el protagonista consiguió construir un deportivo, lo que sirvió de inspiración para el dueño de esta marca sueca. Christian vivía por y para su sueño y en 1994 consiguió fundar su propia marca. Marca que fue bautizada con su apellido: Koenigsegg. Para muchos, una apuesta arriesgada, para Christian, todo un sueño por cumplir.

Su sede se encuentra en una base área en desuso, situada en la ciudad de Ängelholm (Suecia). En ella, albergan una enorme pista de aterrizaje donde prueban y ponen a punto sus vehículos. Se trasladaron después de que su fábrica sufriera un incendio que estuvo a punto de convertir el sueño de Koenigsegg en una pesadilla. Por suerte, consiguieron salvar piezas y coches y seguir adelante en su objetivo.

Cada vehículo hecho por Koenigsegg está hecho a medida según los deseos de su comprador. De ahí a que sus propios trabajadores afirmen que “cada vehículo es único”. Con solo 135 trabajadores en su sede, Koenigsegg tiene una forma de construcción bastante peculiar. Para ellos, estos vehículos son pequeñas obras de arte que rara vez llegan a ser conducidas. Como tal, llevan a cabo un proceso de construcción totalmente manual. Es decir, Koenigsegg está totalmente alejado de los robots y máquinas de construcción. Lo que provoca que la marca sueca sea aún más exclusiva.

Desde el CC hasta el Gemera, Koenigsegg ha llevado a cabo un proceso de evolución bastante grande. Desde el chasis, hasta los faros o las propias llantas, Koenigsegg lleva a cabo su propia construcción de todos estos materiales. Un chasis construido en fibra de carbono, un material que provoca que el coche sea más resistente y ligero. No obstante, toda esta ingeniería ha dado sus frutos. En el año 2002, el motor del Koenigsegg CC8S fue certificado por Guinness World Récords como el motor más potente de un automóvil producido en serie en el mundo. El motor produjo 655 CV. Sin embargo, la gran recompensa llegó en el año 2005. El Koenigsegg CCR, que fue la evolución del CC8S, entró en el libro Guinness de los récords al alcanzar los 388 km/h, batiendo así al McLaren F1. Toda una magnitud en cuanto a velocidades se refiere.

A continuación, estos son algunos de los coches más importantes de la marca:

Koenigsegg CC

El primer vehículo de Koenigsegg

Este fue el primer vehículo fabricado por la marca. El CC presentaba el exclusivo mecanismo de accionamiento del puertas, lo que más tarde se trasladó a los demás modelos de la marca.

Koenigsegg CC8S

El automóvil de calle más rápido del mundo del año 2002

El CC8S era capaz de llegar a los 390 km/h. Con un motor V8 de 4,7 litros, fue fabricado entre los años 2002 y 2005.

Koenigsegg Agera

Koenigsegg Agera, la cumbre de la marca

Declarado por Christian como la “cumbre de un sueño”, el Koenigsegg Agera fue una de las más innovaciones jamás vistas en el mundo del automóvil. De 0 a 100 en solo tres segundos, el Agera alberga un motor V8 de 5 litros y un doble turbo, lo que le da una potencia de 940 CV.

Koenigsegg One: 1

Koenigsegg One: 1, el equilibro en un coche

El Koenigsegg One: 1 es una de las joyas de La corona de la marca. Su perfecto equilibrio hacen que el coche tenga una relación de 1360 kg por 1360 CV, dando un caballo de potencia por kilo. Sin duda, toda una perfección automovilística.

Koenigsegg Regera

El primer híbrido de Koenigsegg

Con este vehículo presentado en el Salón de Ginebra del 2015, se dejaba atrás toda una etapa de construcción de los Agera. Desde el Agera R, hasta el Agera RS, Koenigsegg estuvo cinco años hasta dar vida a este nuevo modelo. Solo hay 80 unidades en el mundo y está catalogado como el vehículo más rápido en alcanzar los 400 km/h.

Koenigsegg Gemera

El primer vehículo para cuatro ocupantes

Algo que no se habría imaginado en esta marca de vehículos es la posibilidad de albergar a más de dos personas en su interior. No cabe duda de que los retos no existen para Christian Von Koenigsegg. Sin perder la línea de hiper coche, consigue albergar hasta cuatro ocupantes en su interior.

Koenigsegg Jesko Absolut

El reto de los 500 km/h

Con solo un prototipo fabricado hasta el momento, el Jesko Absolut aspira a romper la barrera de los 500 km/h. Mucho más potente que el Bugatti Chiron, este vehículo busca ser el más rápido del mundo.

Sin embargo, Koenigsegg tiene mucho más que unos simples coches. Su pelea incondicional con la marca Bugatti, hacen de esta una batalla por todo lo alto. Las grandes velocidades tiene como nombre a estas dos marcas y por lo que se ve, no tienen capacidad de vencimiento. Aunque hay vehículos como el McLaren P1 o el Ferrari LaFerrari, estos están aún muy lejos de competir con Koenigsegg o Bugatti. Toda una lucha de hiper coches.

Koenigsegg en España

Gracias a la compañía Spirits of Speed, España abre sus puertas al primer concesionario de Koenigsegg. Situada en Barcelona. Tras conocer esta noticia, cabe destacar que ya se han vendido dos modelos de Koenigsegg en España. Un Jesko y un Gemera han sido bautizados por tierras españolas.