Una Liga de Veteranos

El Real Madrid ha conseguido su 34 trofeo de Liga. Un trofeo que llega tras una temporada atípica y tras un confinamiento que ha tenido ha todo el mundo bajo una línea que no se podía sobrepasar. Sin embargo, tras esta nueva normalidad el fútbol volvió y el Real Madrid ha demostrado ser el equipo que merecía este título de Liga. Una Liga que ha estado muy justa hasta prácticamente el final. El título se ha decidió en la penúltima jornada de Liga, lo que demuestra que el nivel entre Madrid y Barcelona está muy justo. Pero el ganador es el ganador.

Bien es cierto que los de Zidane no han enamorado con su juego. Más bien se han dedicado ha cumplir sus objetivos de ganar partido tras partido. Ahí están los números que lo demuestran. Son muchos los encuentros que el Real Madrid ha ganado por la mínima e incluso pidiendo la hora. Lo que hace ver que el club ha perdido mucha pólvora desde la marcha de Cristiano Ronaldo. No obstante eso ha servido para que el club blanco haya mejorado en otro aspecto: la defensa. El equipo ha mostrado una gran solidez defensiva, algo que había venido fallando estas últimas temporadas donde se superaban la barrera de los 40 goles en contra. 

Sin embargo, todo esto no quita mérito a un Real Madrid que vuelve ha ganar un título de Liga tres años después. Dos títulos muy distintos pero igual de importantes. Aquella Liga de la temporada 2016/17 fue un reto personal del equipo, una obligación tras cuatro temporadas sin premio. Un equipo consolidado pero reforzado por aquel equipo B que daba muy buenas garantías. Más de 100 goles a favor y un título que se decidió en la última jornada. No obstante, este nuevo título no deja de ser otro reto para Zidane. Después de abandonar el club tras ganar la Champions y tras la marcha de Cristiano, el Real Madrid pasó una temporada para olvidar. Sin opción a ningún título en enero y con dos entrenadores que no estaban a la altura, el entrenador francés volvió a la que siempre ha sido su casa. 

En ese momento, el equipo comenzó a prepararse para el futuro. Zidane fue probando jugadores y haciendo su elección para un Real Madrid renovado. Confío en Valverde, dio la oportunidad a Courtois y trajo sangre nueva al equipo. Hazard llegó como estrella, aunque su temporada no ha sido la mejor. Se espera un Hazard nuevo, que tire del carro. Llegó Jovic, un delantero puro, un nueve de área. Pero el serbio no ha tenido el nivel esperado y se espera una venta más que merecida. Se reforzó la defensa con un Mendy estelar y un Militao oportunista. Ambos han dejado claro que tienen nivel para este Real Madrid. 

Pero cabe destacar de este título del equipo blanco, la presencia de los veteranos. Los Ramos, Modric, Benzema o Carvajal han sido los grandes partícipes de este nuevo trofeo. Ellos han tirado del carro cuando más lo necesitaba el equipo dejando un nivel estelar y sacando su galones de pesos pesados. Un Modric que se vio relegado a un segundo puesto con la irrumpe de Fede Valverde, pero que ha sabido reponerse y volver al equipo titular. Benzema, que tras la marcha de Cristiano se hizo cargo de ser el nueve de este equipo, marcando y siendo uno de los líderes de este título. Y el capitán, Sergio Ramos. Estando entre los pichichis del campeonato con diez goles, es el defensa más goleador de la historia del campeonato. Su presencia en el campo ha sido clave para este título de Liga. Jerarquía y galones, Ramos siempre sacó la cara por el equipo y asumió los errores y responsabilidades cuando tuvo que hacerlo. 

Este es el nuevo Real Madrid, un equipo que no impresiona, pero que trabaja como ninguno y demuestra una vez más esa grandeza que le caracteriza. Polémicas a parte, el Madrid es Justo campeón.