Sorpresa en Austria: Ferrari se estrella y Mercedes juega en otra liga

La primera clasificación de la temporada de Fórmula 1 nos deja unas cuantas sorpresas con respecto a lo previsto teniendo en cuenta la temporada anterior. Race Point, con un coche calcado al Mercedes de la temporada pasada, nos dejó a todos boquiabiertos en los entrenamientos libres siendo la revelación del fin de semana sin duda.

Pero la sorpresa máxima ha sido el desastre en el que se ha convertido Ferrari y su motor. La escudería italiana ha hecho el ridículo y sus coches partirán mucho más atrás de lo esperado; Vettel ni siquiera entró en la Q3 (P. 11) y Leclerc hizo lo que pudo para colocar al coche en una mejor posición de lo que realmente se merece (P. 7) quizá porque Bottas se salió en la última vuelta lanzada de la Q3 forzando así una bandera amarilla y perjudicando bastante a los coches que venían desde atrás.

Mercedes ha demostrado que juegan en otra liga: Bottas partirá primero seguido de Lewis Hamilton, a medio segundo de su máximo perseguidor: el RedBull de Max Verstappen que partirá desde la tercera posición. Norris ha dado la sorpresa colando su McLaren en la cuarta plaza superando así al RedBull de Albon, a los dos Racing Point (Pérez P. 6 y Stroll P. 9) y a su compañero de equipo, Carlos Sainz, que saldrá octavo.

Lo que ha quedado claro en esta primera clasificación de la temporada es la superioridad aplastante de Mercedes con respecto al resto de coches y la lucha encarnizada que habrá por el resto de posiciones, tanto en la parte baja, pues el Williams ha mejorado y lucha con Haas y Alfa Romeo, como el las posiciones más altas debido al auge de McLaren, Racing Point y Renault, sobre todo con el estado de forma de Ricciardo, y la debacle de Ferrari.