El Leganés desaprovecha una nueva oportunidad de ganar

Empate muy insuficiente para el conjunto pepinero que se queda a 4 puntos de la permanencia que ahora mismo marca el Eibar. Buen punto para el Granada que aunque se le aleje la opción de entrar en Europa, se establece en la parte media-alta de la clasificación.

RESUMEN DEL PARTIDO

Salían los dos equipos al campo con objetivos muy distintos, para el cuadro nazarí, meterse en Europa, para los pepineros agarrarse a la primera división con todo lo que tienen. Algunos cambios en ambos equipos respecto a sus onces de gala, entraba Soldado por Carlitos Fernández, Azeez por Eteki, Vallejo por Germán y Antoñín como estrella de futuro. En el Leganés, se quedaban fuera Óscar y Assalé para dar cabida a la doble punta Guerrero-Carrillo, también descansaban Roque Mesa y Awaziem. Salió el Leganés más fuerte que en los anteriores partidos, entrando por bandas para generar peligro a una defensa granadina que estaba muy bien plantada. Siguió percutiendo el lega generando alguna que otra ocasión.

Caía al césped Carrillo, lesionado, gritaba de dolor y de pena por no poder ayudar a su equipo. Problemas musculares, algo totalmente normal por la acumulación de partidos que llevan los futbolistas en las piernas. Entraba en su lugar Óscar que cambió totalmente la forma de jugar de un Lega al que el balón largo no le estaba funcionando nada mal, todos los balones pasaban ahora por él, el jugador más diferencial del terreno de juego. El cansancio pepinero, causó mella y a punto estuvo de adelantarse el granada por medio de un trallazo de Machís.
Todavía le quedaron piernas a los locales para crear una última ocasión en la primera parte, un centro de Ruibal que cerca estuvo de rematar Jonathan Silva, pero el balón pasó de largo. Llegaba el descanso, todo por decidir en una segunda parte que era clave para el devenir del cuadro de Javier Aguirre, no tanto para el del Granada que ya se encuentra salvado.

Con todo por delante, lo esperado era que ambos se marcharan al ataque, y así fue, aunque en mayor medida el Leganés, que necesitaba los tres puntos como si de agua de mayo se tratase. Lo sorprendente al inicio fue la sustitución de Óscar, que había entrado en sustitución de Carrillo en la primera mitad.

La defensa de cinco no tardó en romperse, para dar más alas a un equipo que mejoró a raudales con las entradas de Assalé y Roque Mesa, que le dieron otro aire al equipo. Y con ello, el primero mencionado, Assalé, provocó un penalti a falta de 20 minutos del término del encuentro; todo parecía de cara para un Leganés que podía romper su gafe con el gol por medio de un Miguel Ángel Guerrero que había hecho un partido más que aceptable, pero en el cual nadie reparó en la falta de acierto que suele tener desde los 11 metros, y eso le castigó, más allá de una gran parada de Rui Silva, que había estado dando la vara al Leganés todo el partido, y lo hizo una vez más, ese balón golpeó en el larguero y quedó a centímetros de que Bustinza pudiese remacharlo dentro.

La esperanza es lo primero que se desvaneció, pues el Granada parecía querer aprovecharse del gran palo anímico de fallar una pena máxima, introduciendo a jugadores como Carlos Fernández (que poco acabó tocando el esférico).

Sin embargo, no fue la más clara que erró Guerreo, pues en una contra, y con un 1 contra 1 (más o menos) ante Rui Silva, la envió por el lateral, dejando el partido casi visto para sentencia.

Las siguieron tuviendo algunos como Assalé, y aunque no se rindieron, la pelota no quería entrar. Un punto que estabiliza aún más a los de Diego Martínez y que sabe de nuevo a derrota al Leganés, que se tendrá que apoyar en la fe, pues condiciones no faltan: gol, a raudales.

JUGADORES DESTACADOS

  • Roger Assalé: El costamarfileño volvió de nuevo a ser determinante, es el que cambia siempre el ritmo y revoluciona los encuentros, algo que estamos cansados de repetir. Provocó el penalti, y viendo el resultado posterior, y el antecedente de Guerrero en este tipo de acciones, debería haberlo tirado él mismo (Assalé).
  • Rui Silva: Otro gallo hubiese cantando de no ser por el luso, cuya temporada está resultando más que exitosa, sacó solo el punto de Butarque, que no hubiesen podido rescatar de no ser por él y su gran parada. Sin dejar de lado que cortó todos y cada uno de los centros que el club pepinero colgaba al área.
  • Kévin Rodrigues: Luchador y veloz, saltaba a los balones aéreos pese a su reducida estatura, se comió el césped (de manera figurada) y no dejó indiferente a nadie. Parece que funciona mejor con alguien como Jonathan Silva que le cubre las espaldas por lateral y banda, un multiusos.