El Real Madrid se impuso ayer a la Real Sociedad por 1-2. Los de Zidane superan uno de los partidos marcados en rojo en el calendario y se colocan así líderes de La Liga, empatados a puntos con el Barcelona. Un partido que el Madrid ha controlado con solvencia y que destacó por la titularidad tanto de James como de Vinicius.

La primera parte no tuvo muchas ocasiones de gol. Un participativo Vinicius, muy presente durante todo el encuentro, fue lo más destacado del Real Madrid que dominaba pero que no conseguía llegar a portería. La otra novedad, James Rodríguez, no terminó de encontrarse cómodo dentro del campo y pasó prácticamente desapercibido.

Ya en la segunda parte el Madrid se adelantaría en el minuto 50. Un penalti cometido por Llorente tras tocar la pierna de Vinicius, daba la oportunidad a los de Zidane de ponerse por delante. Y así fue. Sergio Ramos adelantó a los suyos tras engañar a Remiro en el lanzamiento. Poco le duraría la alegría del gol al capitán blanco ya que pocos minutos después, un choque con Isak provocaba su salida del terreno de juego.

El Real Madrid seguía controlando el partido pero la entrada de Januzaj en el campo dio un plus a la Real Sociedad. El jugador belga batió a Courtois con un disparo desde fuera del área pero la jugada quedó invalidada por fuera de juego posicional de Mikel Merino. En la siguiente jugada sería Benzema el que pusiera tierra de por medio en el partido tras batir al portero local con un disparo centrado.

Se acercaban los minutos finales y el equipo vasco recortó distancias con un gol de Mikel Merino, lo que daba emoción a los minutos finales. Emoción que solo sería un simple reflejo ya que el partido finalizaría con 1-2. De esta manera el Madrid se colocaría líder y dependería de sí mismo para ganar La Liga. Un encuentro marcado también por la suplencia de Hazard, que no jugó ni un solo minuto. Zidane parece mandarle un mensaje al jugador belga.