Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos, anunció el miércoles uno de los mayores despliegues militares en la historia del país. El foco se ha depositado sobre Venezuela, país gobernado por Nicolás Maduro, que recientemente ha sido declarado enemigo manifiesto del país norteamericano, que puso un precio a su captura. La orden del Presidente llega en horas críticas para Estados Unidos, que se ha convertido en el país más afectado por el Covid-19, con más de 245.000 casos registrado.

Se cuentan por miles los soldados de los distintos cuerpos estadounidenses desplegados a lo largo y ancho del Océano Pacífico y el Caribe. La operación se propone acabar con el narcotráfico mantenido en dicha zona geográfica. Los principales cuerpos que han tomado parte en este procedimiento han sido la Armada, la Fuerza Aérea y la Guardia Costera.

Detalles de la operación
Detalles de la Operación. ABC

Bajo las órdenes de Craig Faller, almirante del Comando Sur, miles de soldados de infantería, marinos y miembros del Marine Corps, entre otros, se encuentran ya en un complejo dispositivo, desplegado para neutralizar tres principales rutas narcóticas: de Venezuela a las islas caribeñas y Centroamérica, y de Colombia a Centroamérica. Los estupefacientes que se pretenden incautar son cocaína, metanfetaminas, fentanilo y otros, tratando de impedir que estos pisen suelo norteamericano.

Los recursos que las fuerzas armadas han dispuesto para la misión son, tal y como declaró el presidente, destructores, buques de guerra, cazas y helicópteros de la Armada; diez buques “cutter” de la Guardia Costera, y aviones vigilantes de la Fuerza Aérea. A su vez, la armada ha decidido movilizar a sus Boeing P-8 Poseidon, preparados para la guerra antisubmarina.