Retro Fútbol: Final Champions League 2014: Real Madrid – Atlético de Madrid

Hoy os traemos la final de la Champions League de 2014, que se disputó en la capital de Portugal, Lisboa; un recuerdo muy sentimental para todos los madridistas, y bastante decepcionante para los atléticos.
Un partido de infarto que culminó con la ansiada Décima del Real Madrid, y lo que sería el atisbo de la apisonadora europea que en los últimos años ha andado con paso de gigante a través del viejo continente.
En frente, el Atlético del Cholo, que venía de ganar la liga en el Camp Nou semanas antes, y cuyo espíritu ganador era insaciable.

El Real Madrid venía fuerte, y de qué manera, en la competición continental, todos los equipos que se cruzaron en el camino del club blanco fueron vapuleados por los de Ancelotti. Quedando primeros en la fase de grupos, en un grupo con una sorpresa, como fue la eliminación de la Juve, quedando 2º el Galatasaray y último el Copenhague.


Ya en octavos, los blancos aplastaron por 2-9, en el global al Schalke 04; el siguiente rival, el Borussia Dortmund, estuvo a punto de volver a repetir la hazaña que la temporada pasada había conseguido, pero cayó por 3-2.
Los alemanes se acumulaban en el camino del Madrid y el Bayern de Múnich se convirtió en semifinalista, pero cayó estrepitosamente en el partido de vuelta en el Allianz Arena por 0-4, llegando así el Madrid a la final.

El Club Atlético de Madrid, llegaba a la final con la moral por las nubes, tras haber ganado la semana anterior el campeonato doméstico.
En Champions, más de lo mismo, demostrando que el espíritu ganador de este equipo no tenía límites. Para llegar hasta la final, pasó como primero de grupo [Grupo G, con Zenit 2º, Oporto 3º y Viena 4º] con 16 puntos, solo concediendo un empate en Rusia ante el Zenit.
Después en octavos, se enfrentó al Milan, Ganó 0-1 en Milán, en un apasionante partido que se decantó para los colchoneros gracias a un gol a balón parado [Santo y seña de este equipo], en la vuelta cerraría la eliminatoria plácidamente con un 4-1.

En cuartos, protagonizaría una eliminatoria de infarto contra el FC Barcelona de Messi, Neymar, etc. En la ida en el Camp Nou consiguió un meritorio empate, que todos los atléticos recordarán, el gol del empate colchonero lo hizo Diego Ribas, con un golazo desde fuera del área que quedará para siempre en los anales de la historia Rojiblanca.

En la vuelta el Atlético no solo aguantó el resultado, sino que con un tempranero gol de Koke, pudo respirar tranquilamente con un 1-0 en este partido, que dejaba muy lejos a los Culés de poder remontar, todos los rojiblancos guardan esa noche mágica con un recuerdo muy, pero que muy especial.

En semis, el conjunto rojiblanco, se enfrentó al Chelsea de Mourinho, en una eliminatoria que prometía ser emocionante.

La ida en Madrid se saldó con un 0-0 que dejaba la eliminatoria totalmente abierta para la vuelta.

Y así se llegó a la vuelta con todo por decidir. El conjunto de Londres se adelantó en el marcador con gol del “Niño” Torres, quién por supuesto no lo celebró. Y cuando se llegaba al descanso, Adrián ponía el empate, que metía al Atlético en la final, y que hacía vibrar a toda la afición colchonera como pocas veces se recuerda.

Tras el descanso el Atleti, saldría al terreno de juego en modo apisonadora, con Tiago dando una clase en el centro del campo, Arda poniendo su magia y Gabi demostrando porque era el capitán del conjunto rojiblanco, y de esa manera el Atlético, consiguió primero el 1-2 de penalti anotado por Diego Costa, después tras una gran jugada colectiva, Arda Turan [Que por esa época era un jugador excepcional] ponía el 1-3 que desataba a Simeone que corría por la banda y a todos los rojiblancos que estaban viendo el partido. Y después de todo este recorrido el conjunto madrileño se plantaba en el primer derbi madrileño en una final de la champions.

Estas fueron las alineaciones:

CRÓNICA DEL PARTIDO

Y después de todo lo que os hemos contado, llegaba la final, llegaba el momento en que todas las excusas y nada de lo que has hecho para llegar hasta aquí vale.

El partido empezaba con un guión que era el esperado, el Madrid atacando y el Atleti defendiendo y esperando en su campo como a el conjunto rojiblanco le gustaba, pero a los 9 minutos se quedaría sin su estrella Diego Costa que a duras penas pudo llegar al partido. El hispano-brasileño arriesgó para jugar la primera final de Champions del Atleti en años, y la jugada le salió muy cara, ya que esa lesión pudo haberle hecho perderse el Mundial de Brasil; fue sustituido por Adrián.

Y así, sin mucho que contar llegamos al minuto 36, en una jugada a balón parado el héroe de la liga, Diego Godín anotaba de cabeza el 1-0 con un flojo cabezazo que entró por un error garrafal de Iker Casillas, que falló cuando no hay que hacerlo. El Real Madrid aguantó como pudo el final de la primera parte y así llegamos al descanso, con un Madrid hundido y un Atleti que se veía ya muy cerca de lograr su sueño.

No hubo cambios al descanso, sin embargo, sí cambiaron algunos asuntos en sus pizarras los entrenadores, el Atlético decidió salir a morder y buscando las contras mostrándose más valiente, algo completamente distinto al Real Madrid, que cambió de táctica, buscando balones aéreos y ataques por el centro.
Pasaron solo 10 minutos para el cambio de actitud madridista, que con tres ocasiones seguidas de Cristianos Ronaldo (de falta y córners) amenazaba con algo de peligro a los colchoneros.
El cambio de actitud fue seguido de los dos primeros cambios del Real Madrid, bastante ofensivos, Isco y Marcelo entraron para meter más ritmo al partido.

Los minutos fueron pasando y entre ocasiones de ambos equipos, fueron aumentando el número de disparos hacia la meta de Courtois, que no tuvo demasiado trabajo, pero el que tuvo lo resolvió de manera clara.
Sufría el Atleti como no lo habían hecho en toda la temporada, el banquillo con los nervios a flor de piel (excepto el Cholo, cómo no) y la grada madridista apretando como la final que era.
Con sus aficionados volcados y todo el equipo arriba, tardaba en llegar el tanto del empate, que se hizo de rogar a más no poder. Corría el minuto 93′ de partido, y tras varios saques de esquina consecutivos, Sergio Ramos, después del centro desde la esquina de Modric, la cabeceó al fondo de las mallas cruzando el balón, donde no pudo llegar Courtois.

Llegamos así a la prórroga, tras una celebración que supuso un plus considerable de energía y actitud para el Real Madrid, pero los colchoneros supieron como reaccionar y consiguieron frenar a los blancos durante toda la primera mitad dela prórroga.
Ya en la segunda, con los calambres y los tirones aflorando en los futbolistas, el balón seguía sin entrar en ninguno de los dos marcos.
El empate se mantenía, hasta que una jugada a la contra del Madrid, iniciada por Di María, que cabalgó por la banda, y con rebotes se llevó el balón y el rechace de su tiro lo cabeceó Bale para dentro, para remontar el partido a 9′ del final.
Pasraon 5 minutos y el cansancio era evidente, ni siquiera bajaban los jugadores del Cholo a defender, lo que supuso que, en una internada cual puñal por el centro de Marcelo, acabó en gol tras que Courtois no la detuviese.
A falta de 1′ estaba ya sentenciado, pero aun así, Gabi cometió un penalti, que daba la posibilidad del 4º para el Madrid, lo lanzó y anotó Cristiano, que no podía irse de Lisboa sin marcar; además, con ese gol, estableció el récord de goles de la Champions League en una temporada, con 17, ni más ni menos.
La final había acabado, y el sueño de un equipo durante 12 años, se hizo realidad en una final marcada por la heróica y el suspense, sin duda uno de los momentos más felices de este siglo para el Real Madrid, para detrimento de la afición colchonera, que lo tuvo a tocar, aunque esa no fue la vez que se quedó más cerca… pero eso, es otra historia.

Aquí el partido vía Footballia:

90 minutos
Prórroga