Uno de los estados más importantes a escala internacional se encuentra en una situación de desgobierno cuya resolución parece ser, según los últimos acontecimientos, que se va a resolver. Los israelíes ya han cumplido acudiendo a votar tres veces desde abril de 2019. Sin embargo, los resultados obtenidos muestran la existencia de dos grandes bloques: uno de ellos liderado por el ex general que dirigió la guerra de Gaza de 2014, Benny Gantz, y su partido político, Azul y Blanco. El otro bloque, conservador, se encuentra encabezado por el primer ministro ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y su partido político, Likud. Ninguno de ellos ha sido capaz de sumar una mayoría suficiente en la Kneset, el Parlamento israelí, para poder proclamarse primer ministro.

Entender mínimamente la historia de este estado para poder comprender la situación actual con Palestina, conocer las últimas novedades políticas en este país son claves para comprender la importancia a nivel internacional de Israel y su situación de bloqueo político.

ANTAGONISMO ENTRE ISRAEL Y PALESTINA

La existencia de dos estados, aunque Palestina sea un Estado de reconocimiento limitado, es decir, que no todos los miembros de la ONU lo reconocen como tal, ha sido una de los problemas principales a escala internacional del siglo XX, cuya resolución sigue sin llegar aún. El inicio de este conflicto en la Edad Contemporánea, se puede identificar con la obra de Theodor Herzl “Der Judenstaat” en 1886. En ella se proponía básicamente la necesidad de que el pueblo judío cree un Estado independiente para solucionar el creciente antisemitismo que se ha sufrido en Europa, cuya máxima expresión fue el conocido como “Caso Dreyfus”

Theodor Herzl, iniciador del sionismo
Fuente: Center of Israel Education

El inicio de esta teoría reconocida como sionismo, es decir, la creación de un estado judío en Palestina, generó que gran cantidad de población judía en el mundo se empezase a trasladar a Palestina, hecho que provocaría que numerosa población árabe tuviese que ser reorganizada, lo que inició las fricciones entre las dos poblaciones. En este contexto, la declaración Balfour, emitida y firmada por el ministro de Relaciones Exteriores británico Arthur James Balfour en 1917, prometía la creación de un Estado judío en Palestina, motivado por la colaboración económica de este pueblo en la Primera Guerra Mundial. Ello incrementó las migraciones judías a Palestina.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, y el consiguiente descubrimiento del genocidio judío planeado e instigado por la Alemania nazi provocó un sentimiento de culpabilidad entre los aliados, materializado en la resolución 181 de las Naciones Unidas que creó dos estados, uno árabe y otro judío, decisión que sentó mal a los primeros, ya que perjudicó sus intereses. Meses después de la aprobación de esta resolución y tras la salida del Reino Unido de la zona, el 15 de mayo de 1948 fue proclamado el Estado de Israel. Ello derivó en cuatro conflictos, conocidos como las guerras árabe-israelíes, que provocaron una gran reducción del territorio palestino, el masivo éxodo de estos por el mundo, a los países árabes del entorno (Egipto, Jordania, Siria) que colaboraron en estos conflictos armados.

Proclamación del Estado de Israel el 15 de mayo de 1948
Fuente: Kaos en la red

En la actualidad, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) se considera persona refugiada de Palestina a aquella “cuyo lugar de residencia habitual, entre junio de 1946 y mayo de 1948, era la Palestina histórica –el actual estado de Israel– y que perdieron sus casas y medios de vida como consecuencia de la guerra. Los descendientes de esta población son también considerados refugiados por la Agencia”. Por ello, la cifra que maneja este organismo de las Naciones Unidas es de 5,4 millones de refugiados a consecuencia de este conflicto histórico, cuyas consecuencias se trasladan a la actualidad. Ello lo que ha generado es que la población palestina viva en ciudades con gran densidad de población, concretamente 735 habitantes por kilómetro cuadrado. Trasladado a la actualidad y la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, UNRWA afirma que ” Unos 1,4 millones de refugiados palestinos están ahora en riesgo con el estallido de la pandemia COVID-19.”

A todo ello hay que añadir la política estadounidense de colaboración plena con Israel al ser este un aliado clave para hacer frente a Irán en la zona, uno de los principales rivales históricos de EE.UU en la zona, materializado en la presentación del “acuerdo del siglo” cuyos principales puntos son: la construcción de un túnel entre Gaza y Cisjordania, para comunicar los dos sectores palestinos, a una propuesta de intercambio de territorios: los asentamientos cisjordanos en contrapartida a una zona en el Negev (desértico sur) y otra en Wadi Ara (límite noroccidental con Cisjordania, de población árabe),  anexión del valle del Jordán y de los asentamientos donde viven más de 400.000 israelíes. A todo ello, Palestina recibiría inversiones por valor de 45.000 millones de dólares. Este acuerdo se pactó sin la firma del principal líder palestino, Mahmud Abbas. Además, este acuerdo sacó a las calles a miles de palestinos.

IMPORTANCIA DE NETANYAHU

La figura clave actual de la política de Israel es su primer ministro, Benjamin Netanyahu, también conocido como Bibi, apelativo familiar.

Sus postulados políticos se pueden entender a través de su vida en el ejército; tras finalizar la enseñanza secundaria, muy joven, se inició en la Fuerzas de Defensa Israelí (FDI) y participó en varias misiones especiales como la realizado contra el aeropuerto internacional de Beirut en diciembre de 1968 o el exitoso rescate de los rehenes del reactor de la compañía belga Sabena secuestrado por la Organización Septiembre Negro- grupo terrorista palestino- en el aeropuerto de Lod en Tel Aviv en mayo de 1972. Un año después participaría en la guerra de Yom Kippur.

Su inicio en la vida política tuvo lugar en 1982 cuando fue nombrado segundo jefe de misión en la legación diplomática israelí en Estados Unidos. Poco a poco fue escalando posiciones, -embajador de Israel ante las Naciones Unidas- hasta que en 1988 se integró en el Likud, la principal fuerza conservadora desde la creación de Israel. Creció en el partido hasta que en marzo de 1993 se convirtió en el líder del mismo. Su primer mandato como primer ministro israelí tuvo lugar en 1996, tras su victoria en las elecciones. Tras un periodo fuera del poder, en 2009 logrará hacerse otra vez con el poder que ha ejercido durante tres mandatos consecutivos (2009, 2013 y 2015), consagrándose como el mandatario que más tiempo ha sido primer ministro de Israel.

Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel
Fuente: Urgente 24

En la actualidad su enfoque político para resolver la situación palestina es de beligerancia total y de no ceder ante el pueblo palestino ningún territorio, pensamiento que se ha radicalizado con el tiempo debido al apoyo que ha necesitado de los grupos conservadores extremistas en la pasada legislatura.

La pretensión de Bibi de mantenerse en el poder es tratar de evitar ser juzgado por tres casos de corrupción anunciados por la BBC:

Caso 1.000: Netanyahu fue acusado de fraude y abuso de confianza. tras supuestamente recibir varios beneficios de alto valor, como champán rosado y cigarros, a cambio de favores para un amigo rico.

Caso 2.000: son también cargos por fraude y abuso de confianza. De acuerdo con la demanda, el primer ministro llegó a un acuerdo con el editor de un importante periódico para promover una legislación para debilitar a un rival a cambio de una cobertura favorable.

Caso 4.000: Este es considerado el más grave porque Netanyahu fue acusado de soborno, así como de fraude y abuso de confianza. Según la acusación, Netanyahu promovió decisiones regulatorias que favorecieron a una compañía líder de telecomunicaciones a cambio de una cobertura de noticias favorable de uno de sus sitios web, como parte de un acuerdo con el accionista que controlaba la compañía.

ENCRUCIJADA ACTUAL

El panorama político actual en Israel es desalentador ya que las elecciones celebradas el pasado mes de marzo arrojaron resultados similares a los que se habían producido el pasado en abril y septiembre de 2019, es decir, un bloqueo político en el que ninguno de los dos principales bloques políticos ha sido capaz de obtener una mayoría suficiente para conformar gobierno.

En los comicios de 2019, Netanyahu fue el encargado de formar gobierno tras la decisión de Reuven Rivlin, presidente de Israel, de proponerle como candidato. La novedad de la celebración de las pasadas elecciones es que el encargado de formar gobierno es el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, que en la campaña electoral negó rotundamente formar un gobierno con el Likud. Sin embargo, tras el nombramiento de Gantz como presidente del parlamento la pasada noche -hora española- tras la dimisión de su predecesor en el cargo del Yuli-Yoel Edelstein, al cual la polémica de no convocar a los parlamentarios para poder votar la destitución su propia destitución le costó su cargo. Ello ha sido interpretado como un primer paso para crear ese gobierno de concentración entre las dos formaciones ante la escasa actividad gubernamental para hacer frente a la crisis del coronavirus y sus graves repercusiones económicas.

Parlamento Israelí o Kneset
Fuente: elmedio.io

Sin embargo, en el momento en el que se escribe este artículo esta formación de un ejecutivo aún no es una realidad, lo que puede dar salida a la crisis institucional que se ha generado y que ha sumido a Israel en una crisis sin precedentes.

Parece ser que al final Netanyahu se va a salvar de ser juzgado y que se va a poder mantener en el gobierno de Israel durante otra legislatura, lo que en parte puede ser positivo, ya que podrá finalizar esta grave crisis. Sin embargo, la legitimidad de su gabinete puede verse erosionada debido a poder ser juzgado y su beligerancia con los palestinos, que representan aproximadamente un 20% de la población en Israel.