Hoy ya es tarde

Lo de que estamos gobernados por ineptos ya lo sabemos; lo que pasa es que estamos siendo testigos de una de las crónicas más grotescas que se han escrito en la historia de España. Todo por la incompetencia de la clase política y por no hacer caso a los expertos.

Yo fui el primero en creer a Lorenzo Milá en su intervención en TVE, de hecho ya he pedido disculpas públicamente por el desafortunado artículo que publicamos con respecto a eso. Lo que sucede es que nosotros, Leteo, somos un medio que no recibe un ápice de subvenciones, somos tan libres que si fuera por los ingresos que generamos moriríamos de hambre. No somos máximos responsables de la nefasta situación en la que nos encontramos. Nosotros ya hemos pedido disculpas por la mínima aportación a la crisis, pero ¿dónde están los demás?

Ubi sunt? que diría Jorge de Manrique. La desfachatez de los organismos públicos no tiene límite: nos mienten y nos lo creemos. Nos lo creemos porque se supone que los datos los ofrece la máxima autoridad del país, pero no. En vez de seguir un modelo de transparencia, nos ha dado por aparentar al Gobierno chino. Poco nos pasa.

Leteo se fundó con el objetivo de no hablar sobre política, y en cierto modo no lo estamos haciendo. Pero esto roza lo absurdo, lo grotesco y la paciencia de los buenos ciudadanos se está empezando a acabar. Todos los medios carroña que se alimentan del sufrimiento de miles de personas afectadas por esta crisis, todos los responsables institucionales de la situación y todos los desinformadores profesionales que han blanqueado actitudes denunciables deberían dimitir o cerrar.

Mi padre dice mucho eso de “somos un país de pandereta”. Razón no le falta y ahora se está demostrando más que nunca. El problema no es quedarse en casa, porque la mayoría de residentes en España tienen un hogar digno, el problema es la depuración de responsabilidades y la terrible gestión de un problema subestimado al principio y desbordante después.

Ya sólo queda esperar porque hoy ya es tarde y mañana lo será más.