Esta tarde, el autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, ha encabezado, junto a legisladores opositores, una manifestación cuyo principal objetivo era llegar hasta el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional de Venezuela, según informa la agencia EFE.

Sin embargo, no han cumplido su cometido debido a que la Policía Nacional Boliviana ha cortado la carretera que conecta Caracas y el municipio capitalino de Chacao, hecho que ha impedido el paso de los manifestantes al Parlamento.

Guaidó intentó llevar a cabo unas negociaciones con los agentes que no fructificaron, por lo que, según Associated Press, “los uniformados comenzaron a lanzar gases lacrimógenos para dispersar a un grupo de personas que les arrojaban objetos.”

Paralelamente, el chavismo decidió marchar por una de las avenidas centrales de Caracas para mostrar también músculo en calle. Cabe destacar que se ha realizado sin la oposición de las fuerzas de seguridad.

A pesar de la revitalización de la oposición venezolana y, concretamente, de la figura de Guaidó tras la gira internacional que protagonizó el pasado mes de enero, Maduro sigue en el poder y la población cada vez se muestra más cansada, hecho reflejado en la menor participación y convocatoria de manifestaciones en las calles venezolanas.