Este fin de semana el Real Madrid ha perdido el liderato desperdiciando la ventaja de un punto que tenía sobre el FC Barcelona tras ganar en el Clásico 2-0. El Barça ganó en un apurado partido contra la Real Sociedad por la mínima: un gol de Messi de penalti ponía a los de Setién líderes provisionales.

El Real Madrid cerraba la jornada liguera en el Benito Villamarín. El campo del Betis no iba a defraudar a su equipo y se llenó hasta la bandera para llevar en volandas a un conjunto que se encontraba a sólo cinco puntos del descenso. El Betis ganó con justicia a un Madrid ahogado en las circunstancias: Zidane sentó a Mendy y Valverde para dar salida a un centro del campo inconsistente formado por Kroos, Modric, Lucas Vázquez y Casemiro. Tanto Kroos como Modric fueron sustituidos en la recta final del encuentro por Mariano y Valverde que nada pudieron hacer en un partido que siempre estuvo del lado verdiblanco. Marcelo fue sustituido por Mendy tras lesionarse y Zidane, inamovible, realizó los otros dos cambios cuando ya no podían ser efectivos.

Sydnei adelantó a los béticos con un zapatazo al primer palo memorable. Luego sería él mismo el que cometiera el penalti a Marcelo que transformaría Benzema en el 1-1 con el que el partido se fue al descanso. La segunda parte comenzó igual que la primera: un dominio arrollador del Betis hacía imposible cualquier intentona de los blancos que sólo tuvieron un periodo de cinco minutos en el que Mendy estrelló un buen tiro al larguero. El Betis se vino arriba y Tello puso el definitivo 2-1 en el marcador.

El Madrid vuelve a las andadas y ya está a dos puntos del Barça, que sin comerlo ni beberlo vuelve a estar líder tras una jornada en la sombra. Con un pie y medio fuera de Champions, eliminados de Copa y segundos en Liga el Madrid parece jugar a lo mismo que el año pasado, es decir, a nada.