Putin y Erdogan acuerdan un alto el fuego en Idlib

Tras la reunión que ha tenido lugar esta tarde -hora española- entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha acordado la entrada en vigor de un alto el fuego que comenzará esta medianoche en el noroeste de Siria, concretamente en la provincia de Idlib, el último bastión de las fuerzas rebeldes contrarias al régimen de Bachar el Asad.

Esta región ha sido en estos últimos días un foco de tensión tanto para los dos protagonistas de la reunión, a raíz del ataque del ejército sirio que dejó 33 soldados turcos muertos el pasado 28 de febrero y la posterior respuesta de los militares turcos a objetivos del régimen sirio, como para la Unión Europea ya que, tras estos hechos, Turquía decidió abrir las fronteras y dejar pasar a miles de migrantes hacia la frontera turco-griega, que ha dejado imágenes de cientos de manifestantes siendo golpeados por las fuerzas de seguridad griegas.

Tras la reunión que ha durado alrededor de seis horas, según el portal de noticias qatarí Al Jazeera, ambos presidentes han comparecido ante la prensa para informar del contenido de la reunión. El presidente turco ha asegurado que que su país no “permanecerá en silencio” ante los hechos que han tenido lugar en los últimos días, mientras que Putin ha afirmado que uno de sus cometidos es poner fin a las hostilidades en este país.

Una de las principales incógnitas de este alto el fuego va a ser su longevidad ya que, debido a la volatilidad y las numerosas acciones militares que han tenido lugar en estos últimos días por sorpresa, puede ser poco duradera. Además, en esta región de Idlib chocan intereses geoestratégicos muy importantes tanto para Rusia como para Turquía, ya ambos tratan de aumentar su influencia en Oriente Próximo,