Netanyahu se alza con la victoria en las elecciones de Israel

La materialización del sondeo a pie de urna anunciado ayer tras el cierre de los colegios electorales en Israel ha mostrado, con un 90% del voto escrutado, que el Likud, el partido del actual primer ministro Benjamin Netanyahu, ha ganado las elecciones con 35 escaños, tres más que su principal competidor, el partido de centroizquierda, Blanco y Azul, liderado por el ex jefe de las Fuerzas Armadas, Benny Gantz.

El segundo ganador de estos comicios ha sido la coalición de partidos árabes que ha aumentado su representación de 13 a 16 escaños.

Sin embargo, a pesar de este creciemiento de esta coalición, el bloque de la izquierda ha perdido representación debido a la caída de la izquierda pacifista representada por el laborista Meretz que ha perdido cuatro escaños, consiguiendo únicamente siete asientos en Kneset (parlamento israelí).

Este bloque sumaría 55 escaños, a diferencia de los 58 del bloque de la derecha, representada además del Likud, por el partido de ultraderecha Yamina, con seis escaños uno menos que el ultraortodoxo Unión por la Torá y el Judaísmo. A ello hay que sumar los diez escaños cosechados por el partido también ultraortodoxo pero sefardí Shas.

A pesar del creciemiento del bloque conservador, la gobernabilidad parace que va a seguir en manos del partido conservador laico, Israel Nuestra Casa, liderado por Avigdor Lieberman, con siete escaños, que ya ha ratificado que va a mantener firme su predisposición de no apoyar un gobierno liderado por Netanyahu.

Este panorama muestra una situación similar a la que tuvo lugar tras las elecciones realizadas el pasado septiembre en el que el bloqueo político va a seguir siendo muy difícil de resolver.