Las primarias celebradas el pasado domingo en el estado de Carolina del Sur dejaron como claro ganador el ex vicepresidente de la administración Obama, Joe Biden, que obtuvo un 48,4% de los votos, seguido del senador por Vermont, Bernie Sanders, quien logró el respaldo del 19,9% de los votantes. En tercer lugar se colocó el multimillonario Tom Steyer con un 11,3% de los sufragios. Este decidió anoche abandonar la carrera para conseguir ser presidente de los Estados Unidos.

Tras su victoria, su salida al escenario posiblemente serviría de precedente para una posible victoria en las Elecciones Presidenciales de Noviembre de este año, puesto que, hablando en plata, Biden salió para comerse a los surcarolineses. Al ritmo de la pegadiza melodía Move on up, de Curtis Mayfield, Joe Biden salió al escenario acompañado de su esposa, Jill Biden, saludando con las más sinceras sonrisas a la multitud, completamente entregada.¡Thank you, South Carolina!

A su vez, quiso subrayar que, algunos días atrás, la prensa y los analistas daban su campaña por oficialmente muerta. “Pero después de esta noche, está claro que estamos muy vivos”, exclamó Biden desde el escenario construido en la Universidad de Carolina del Sur, expresamente para la ocasión. Dijo Biden, delante de simpatizantes y prensa, que la única persona capaz de parar la apisonadora Trump es él.

Este resultado ha permitido empezar a aclarar que la carrera para ganar la candidatura demócrata a la presidencia de Estados Unidos se va a disputar entre dos candidatos: Joe Biden y Bernie Sanders. En un principio, el joven Pete Buttigieg parecía que se erigiría también como un candidato alternativo. Sin embargo, tras los dos malos resultados obtenidos tanto en Nevada (14,3%) y en Carolina del Sur, donde solo ha sido capaz de lograr un 8,2% de los votos han frenado su candidatura en seco. Ello se ha materializado en su decisión de no continuar la carrera hacia la Casa Blanca. Lo mismo le ha ocurrido a la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, cuya candidatura ha ido perdiendo apoyo con el paso del tiempo.

Aunque mucha gente le daba por sentenciado, Joe Biden ha sido capaz de reponerse a las adversidades que le trajeron los caucus de Iowa -cuarto lugar- y de New Hampshire -quinto lugar- para poder erigirse como una opción viable para ganar la presidencia de los Estados Unidos. La clave ha sido el apoyo mayoritario que ha recibido de la población negra, obteniendo un 61% de los sufragios frente al pobre 17% que ha obtenido Bernie Sanders. Estos datos suponen una de las claves para Sanders y para todos que sigue sin ser capaz de granjearse el apoyo mayoritario de esta comunidad y para todos los que pretendan poder alzarse con el triunfo ya que el voto negro, representa por ejemplo el 56% del electorado demócrata en Carolina del Sur.

Sin embargo, los resultados importantes y que van a determinar definitivamente quienes van a ser los candidatos que puedan luchar durante todas las primarias va a ser el conocido como “Supermartes”, en el cual se realizan primarias en 14 estados, entre los que cabe destacar California, que elige 415 delegados, o Texas que escoge 228 delegados.

A esto hay que añadir la entrada de un nuevo competidor, el multimillonario Michael Bloomberg, cuyo impacto en las primarias aún se desconoce y que podría generar problemas principalmente a Joe Biden, ya que compiten por un electorado bastante similar.