¿Peligran los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

La ciudad más poblada del mundo, con más de 37 millones de habitantes en su área metropolitana, espera la llegada de varios millones de turistas que este verano visitarán el país nipón con el objetivo de presenciar la celebración de los Juegos Olímpicos de verano, pero ¿está preparada la mayor metrópoli del mundo para garantizar la seguridad durante los JJOO?

La amenaza del coronavirus

Si algo está marcando el inicio de 2020 es el brote de coronavirus con epicentro en Wuhan (China). El virus se ha extendido rápidamente por el mundo y aunque las tasas de mortalidad parecen ser breves, no se conoce con exactitud como será el desarrollo de la epidemia en un futuro próximo. La concentración de miles de deportistas de cientos de nacionalidades diferentes, junto a los millones de turistas que recibirá la capital japonesa y demás ciudades participantes en los Juegos Olímpicos parecen ser el escenario ideal para la propagación del coronavirus. Ante una posible infección sistemática en el evento, las autoridades podría no estar preparadas para garantizar el orden en el país.

Es así, como algunas personas ya han empezado a pedir la cancelación de los JJOO o su aplazamiento hasta que la epidemia se controle a nivel mundial. Cuando de primeras esto parece una idea descabellada, no lo es tanto, ya que Tokio acaba de confirmar la cancelación de la Maratón para corredores no profesionales, programada para el día 1 de marzo y que estaba destinada a concentrar a casi 38.000 corredores.

Deficiente e inacabada infraestructura

Más allá del coronavirus, otros problemas, principalmente de infraestructura atormentan a la organización de los Juegos Olímpicos. Al mismo tiempo que la idea general que tiene el mundo sobre la cultura japonesa es de orden, puntualidad y perfeccionismo, lo cierto es que muchas de las infraestructuras proyectadas para el evento aún no se han finalizado y parece que no estarán listas hasta bien entrado el mes de agosto, con los JJOO ya en desarrollo.

A esto se suman los problemas de transporte, donde el metro juega un papel fundamental. Esta medio de transporte constituye uno de los más extensos y avanzados del planeta pero aún así, generalmente suele estar abarrotado y no da cobertura a la población de la ciudad, por lo que es de esperar, que con la llegada de millones de turistas en los JJOO, la situación empeore y provoque situaciones de desorden y caos en la ciudad.

¿Disfrutaremos este verano de el mayor evento deportivo del mundo? Quizás estos Juegos Olímpicos pasen a la historia por alguna razón extradeportiva, como por ser los primeros cancelados desde la Segunda Guerra Mundial.