“Nunca he visto tanta tierra como hoy”: la calima de Canarias

El Gobierno de Canarias declaró ayer la alerta en todo el Archipiélago por fuertes episodios de calima.

La situación meteorológica ha obligado el desviamiento de una veintena de vuelos que tenían previsto aterrizar en Gran Canaria hacia Tenerife y Fuerteventura.

A este fenómeno le acompañan rachas máximas de viento entre 80 y 120km/h y, puntualmente, algunas más fuertes. La situación de alerta por vientos también se mantuvo activa desde las 08.00 horas.

Este sábado ha comenzado una jornada de fuerte calima y viento que se prevé que se extienda durante varios días. Las importantes concentraciones de polvo africano en la atmósfera están dificultando la realización de actividades y labores cotidianas en el Archipiélago. No obstante, el gran perjudicado en estas fechas es el Carnaval, fiesta que se ha visto peligrar en algunas localidades canarias y que ya ha sido suspendida en lugares como Puerto del Rosario (Fuerteventura), Las Palmas de Gran Canaria y Puerto de la Cruz y la Orotava (Tenerife).

Este acontecimiento meteorológico es muy habitual durante diferentes épocas de año en las Islas Canarias y complica mucho la vida de los canarios y canarias. No obstante, a ojos de otros lugares es un fenómeno poco conocido.

“Alerta en Canarias por calima”: ¿qué es la calima?

Es frecuente escuchar o leer de pasada en los medios de comunicación la situación de la calima en Canarias, pero lo cierto es que es tan peculiar como molesto. Te lo contamos.

¿Qué es la calima? Además de un impedimento para la gente de Canarias, la calima es un fenómeno meteorológico que consiste en la presencia de polvo en suspensión que llega procedente de África (en concreto de los desiertos del Sahara y Sahel).

Vídeo satélite de la calima dirigiéndose a las Islas Canarias

¿Qué consecuencias tiene sobre la población?

Como en numerosas ocasiones, la calima ha provocado la declaración de alerta en el Archipiélago dado sus efectos. Junto con fuertes rachas de viento, la situación se complica para las personas.

Este acontecimiento es una dificultad añadida para la gente canaria debido a la gran cantidad de polvo y arena en la atmósfera: poca visibilidad, complicaciones para personas con enfermedades respiratorias, ambientes secos, incomodidad tanto en las ciudades como en las casas por la abundancia de tierra, etc.

Es por ello que, instados por la Dirección General de Seguridad y Emergencias, es aconsejable seguir una serie de medidas muy simples.

¿Cómo sobrellevar una jornada de calima?

Las autoridades de emergencia recomiendan a las personas que padecen enfermedades respiratorias evitar salir a la calle y, si fuese así, ser más cautelosas con la medicación habitual. Además, se aconseja cerrar ventanas y puertas, beber mucho líquido y evitar los ambientes secos, no realizar ejercicio físico severo y, en caso de encontrarse mal, acudir al médico.

En cuanto al transporte en carretera, la poca visibilidad obliga a extremar las precauciones: encender las luces y reducir la velocidad y poner especial atención en la salida de túneles, adelantamientos y cruce de vehículos pesados en carreteras de doble sentido.

No obstante, estos consejos, a pesar de aliviar la situación, no disminuyen en un alto grado la incomodidad de las personas.

Esta jornada de calima parece presentarse por los canarios y las canarias como una de las más intensas vividas en el Archipiélago. Es una realidad que han querido compartir en sus testimonios.

“La calima es muy incómoda”

“La calima es muy incómoda: te pones nerviosa porque te empieza a doler la cabeza, te pica el cuerpo y los ojos se te secan. Te obliga a estar encerrada, parece que estamos a oscuras”, explica una vecina de Gran Canaria.

Foto tomada en Jinámar (Gran Canaria)

Según los niveles medidos, los episodios de polvo que se están viviendo son diez veces más alto de lo considerado para la buena calidad del aire. Una calima normal tiene efectos notorios en las personas, pero, como nos explican algunas canarias, estos días la calima se ha apoderado de las ciudades y los pueblos y ha cubierto por completo el cielo sin dejar ver nada más que tierra.

“Nunca he visto tanta tierra como hoy. No se veían los edificios que están detrás de la iglesia”, comenta otra vecina.

Panorámica de la urbanización de Tamaragua (Fuerteventura)

Según la AEMET, se predice que la calima pueda alcanzar el continente vecino del oeste como ha ocurrido en otras ocasiones. La trayectoria del polvo es tan extensa que debería ser entendible en qué situación se encuentra la gente canaria cada vez que la calima invade las islas.

“No recuerdo una calima tan fuerte”, declara una vecina del municipio teldense.

La jornada de calima irá disminuyendo conforme los días pasen y se espera que para el comienzo de semana los niveles mermen.

Cabe destacar que el polvo y el viento han sido un gran impedimento para el incendio forestal detectado entrada la noche del sábado. La poca visibilidad y las fuertes rachas de viento han imposibilitado la intervención aérea de los efectivos.

Ante esta situación podrían verse envueltos varios interrogantes: ¿cambio climático?, ¿mejores soluciones que alivien la convivencia?, ¿más concienciación con las Islas Canarias?.

La calima no deja de ser un fenómeno atmosférico, no está a manos del ser humano. Sin embargo, como este y muchos temas Canarias parece ser la gran olvidada.

Canarias es mucho más que sol y playa.