Fracasa la reunión del Consejo Europeo para aprobar el presupuesto de la UE

Tras casi 28 horas de reunión, los jefes de gobierno de los 27 países de la Unión Europea no han sido capaces de llegar a un acuerdo para aprobar los primeros presupuestos tras la salida de un miembro del club comunitario, el Reino Unido.

La propuesta rechazada acordaba recortes de un 14% en la Política Agraria Común, PAC, y un 12% en los fondos de cohesión de la Unión Europea.

Esta negociación ha mostrado la división presente en el seno de la Unión Europea, en dos principales bloques. El primero de ellos propone recortes tanto en la PAC como en los fondos de cohesión. Esto en la práctica supone que el presupuesto de la UE se corresponda con el 1% de la Renta Nacional Bruta europea. Se encuentra representado principalmente por Austria, Dinamarca, Suecia y Países Bajos. El segundo bloque son aquellos que defienden que el presupuesto de la UE corresponda aproximadamente con un 1,11% de la RNB. Los partidarios de un mayor gasto son pricipalmente España, Francia, Italia, Polonia o Grecia.

Un análisis procedente de la Comisión de Presupuestos de la Unión Europea afirmaba que la propuesta “reduce aún más la cohesión en un 2%, lo que representa un recorte total del 12% en relación con 2014-2020”.

Tras esta reunión, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha emplazado a los 27 a una nueva reunió a la que todavía no se ha puesto fecha. Sin embargo, Michel se ha mostrado muy pesimista tras el mal resultado de la convocatoria extraordinaria organizada, ya que ha asegurado que “ha sido una reunión útil y necesaria, que arroja más claridad sobre las posiciones de cada país”.

El problema fundamental de las discrepancias entre los países sobre el presupuesto es el agujero que ha dejado la salida del Reino Unido, que se calcula en unos 10.000 millones de euros anuales aportados.