En-Nesyri salva al Sevilla de otro ridículo europeo

El Sevilla estuvo a 10 minutos de caer en Rumanía y darle otro disgusto a su afición, pero finalmente pudo conseguir un empate y dejar la eliminatoria abierta para la vuelta.

La primera parte fue un tanteo por parte de los dos equipos, con pocas llegadas al área y por consiguiente pocos tiros a puerta de los dos. Tan solo una ocasión que tuvo el Sevilla sin querer tras un rechace que tocó en el pie de De Jong y desvió el portero del Cluj. Poco más y los jugadores a los vestuarios a preparar la segunda parte.

Ya en el segundo tiempo el conjunto rumano tomó el mando del partido y dominó a un Sevilla sin ideas que estaba viéndolas venir y al final las vio. En el minuto 57 un error, no digno de un jugador profesional, de Koundé por levantar la mano dentro del área. Aytekin, el árbitro del partido, fue al VAR y finalmente señaló penalti que acabó marcando Deac. El partido seguía siendo dominado por el Cluj y Lopetegui no hacía cambios. Fue en el minuto 72 cuando decidió hacerlos y el Sevilla mejoró algo. Un gol anulado a Jordán por fuera de juego le dio al Sevilla confianza para en el minuto 82 marcar el gol del empate.

Todo abierto para la vuelta. Nervión dictará sentencia a un equipo y a un entrenador que no están respondiendo a las expectativas en su competición favorita, el aficionado sevillista sabe que esta es su competición y que hay que dejarse el resto en ella. La afición estará ahí, ¿ y vosotros?