Despenalizada la eutanasia en Portugal

Tras tres horas de intenso debate y la consiguiente aprobación de uno de los cinco proyectos de ley presentados esta tarde en el Parlamento portugués, se ha oficializado la despenalización de la eutanasia.

Los diversos proyectos de ley presentados por el Partido Socialista, el marxista Bloco de Esquerda, la fuerza animalista PAN, el ecologista PEV, e Iniciativa Liberal no presentaban grandes diferencias. Al establecerse en diversos partidos libertad de voto, el proyecto de ley del Partido Socialista ha ganado la votación con 127 apoyos.

La medida establece que sólo podrán hacer uso de la eutanasia los portugueses o aquellos ciudadanos que tengan residencia en el país, mayores de edad, en pleno uso de sus facultades mentales y que sufran una enfermedad o lesión incurable o insufrible.

Sin embargo, parte de la sociedad portuguesa y la Iglesia Católica rechaza la aprobación de la norma, que se ha cristalizado en una protesta frente al parlamento. No obstante, aún tienen un último recurso para frenar esta ley: intentar convocar un referéndum y así tratar de que la ciudadanía rechace lo aprobado en las Cortes. Para ello, se deben presentar 60.000 firmas, hecho que obligaría a que el Parlamento tramite la petición de la consulta popular, lo que no significa que se convoque la consulta, sino que los miembros de la Cámara voten si se celebra o no.

Algunos centros médicos privados como el LUZ o el CUF ya han asegurado que no van a aplicar la eutanasia. Sin embargo, el mayor contrapeso a esta medida, a pesar de que la mayoría de los médicos apruban la medida, el Colegio de Médicos ha anunciado que no modificará el código deontológico. Esto en la práctica supone que los médicos “están preparados para salvar vidas”.

Este ha sido el segundo intento de despenalizar la muerte asistida en Portugal. En 2018 una propuesta de ley similar fue rechazada en el Parlamento por un margen de cinco votos.