Al menos ocho muertos tras dos tiroteos en Alemania

Esta noche se han producido dos tiroteos en la ciudad alemana de Hanau, situada cerca de Fráncfort. Concretamente ha tenido lugar en dos bares de la ciudad.

El primero de ellos se produjo a las 8 de la noche -hora local- y tuvo lugar en un “shisa bar” denominado Midnight, lugar caracterizado por vender comida oriental y ofrecer pipas de agua. Dos hora más tarde se produjo otro tiroteo en el Arena Bar & Cafe, un establecimiento similar en el barrio de Kesselstadt, algo más apartado de esa localidad.

El presunto autor de los tiroteos ha sido hallado muerto en su casa junto al de otra persona cuya relación con el presunto atacante aún no se conoce.

Según han citado testigos a la televisión pública alemana, Hessischer Rundfunk, los disparos se produjeron desde un “coche de color negro” que a tenía los “vidrios traseros tintados”.

Según se ha podido conocer, al menos tres personas fueron asesinadas en el primer bar y cinco en el segundo. Asimismo, todavía no se conocen los motivos por los que el presunto asesino realizó estos tiroteos.

Tras conocerse los hechos, la policía del estado de Hesse acordonó ambos establecimientos, desplegó numerosas unidades policiales en la ciudad y se ha empleado un helicóptero para facilitar la búsqueda de quien ha perpetrado los tiroteos.

Cabe destacar que la policía ha negado que se hubiese producido un tercer ataque en la ciudad de Lamboy, al oeste de la propia Hanau.

Las reacciones políticas no se han hecho esperar, ya que el alcalde de Hanau, el socialdemócrata Claus Kaminsky, ha afirmado sentirse “muy afectado” por lo ocurrido e imploró a los ciudadanos a que “no contribuyan a alimentar las especulaciones” […] debemos ser prudentes”.

Estos hechos se producen en pleno auge del terrorismo de extrema derecha en Alemania, que ha protagonizado ataques como el asesinato de un diputado de la CDU, Walter Lübcke, -defensor de la decisión de Angela Merkel de permitir el ingreso de cientos de miles de refugiados- el pasado mes de junio.

Los ataques no sólo se han producido contra la clase política, sino también contra la población musulmana o judía en este país ya que el pasado viernes la policía alemana detuvo a 12 extremistas que querían atentar contra mezquitas o el intento de atacar una sinagoga el pasado mes de octubre en Halle, que finalmente se saldó con un transeúnte herido.