Un joven intenta defender a una mujer maltratada y es agredido brutalmente

El pasado sábado un joven de 23 años recibió una paliza al intentar auxiliar a una mujer que estaba siendo agredida por su pareja. El hombre ha tenido que ser ingresado en el hospital Reina Sofía.

Los hechos ocurrieron en Puente Tocinos, en Murcia, a las puertas de una discoteca de Atalayas pasadas las 4:00 de la madrugada.

El brutal ataque ha provocado que Raúl, el hombre que intentó impedir la agresión, tenga la cara desfigurada. Además, tendrá que ser intervenido del ojo. “Me tienen que operar para colocarme un aplana entre el ojo y el tabique, porque tengo un desgarro en la membrana”, señala Raúl desde el hospital.

En un principio, Raúl pensó en no intervenir. Sin embargo, al presenciar los brutales golpes y los gritos de la chica, decidió intentar parar la agresión. Raúl conocía de vista al atacante y le pidió que la dejara, pero sus palabras hacia Raúl fueron que no se metiera en “asuntos de pareja”.

“Le cogía la cabeza y la golpeaba contra el coche”, explicaba Raúl. Intentó disuadir al agresor invitándolo a entrar en el local, pero el agresor no tardó en reaccionar y le proporcionó el primer puñetazo que le hizo desplomarse. Al tercer golpe perdió el conocimiento. “Se agachaba para darme puñetazos y se levantaba y me daba patadas”, explica Raúl.

El rostro desfigurado de Raúl representa el maltrato al que la joven estaba siendo sometida. “Si le pega como me pegó a mí…”, dejó entender la víctima defensora.

Este es uno de muchos casos de violencia machista que sufren día a día las mujeres maltratadas. Un caso evidenciable donde agresiones sin escrúpulos se realizan a la vista de todos, pero a conciencia de pocos. Si este tipo de violencia se realiza sin pudor en la calle, es inimaginable qué tratos recibe esa joven en la oscura intimidad.

Raúl afirma que no se arrepiente de sufrir los golpes que ella pudo haber recibido en aquel momento y que en su presencia no recibió.

La ayuda también es una denuncia.