Siete muertos tras la explosión de un autobús en Colombia

Esta madrugada -hora española- ha tenido lugar un explosión de un autobús en el departamento del Cauca, ubicado al suroeste de Colombia. El incidente ha dejado al menos siete muertos y once heridos.

Las autoridades colombianas, concretamente el gobernador del departamento del Cauca, Elías Larrahondo, se lanzaron a afirmar el ataque como un “acto criminal sobre la vía Panamericana” la principal vía situada en el suroeste colombiano. Asimismo, la Defensoría del Pueblo colombiano lo ha calificado como “un acto cruel e indiscriminado” y ha afirmado que esperan “acciones urgentes” contra “los responsables”.

Sin embargo, ante estas suposiciones, el comandante de la Tercera División del Ejército de Colombia, Jorge Isaacs Hoyos ha asegurado que no se puede ratificar todavía esta explosión como un atentado, ya que lo único que se conoce aún es que “es un vehículo de transporte público que se mueve desde Pasto y va con dirección a Cali. Va en movimiento y este vehículo explota”.

Esta situación se produce en un país en el que aún se sigue haciendo frente a la guerrilla Ejército de Liberación Nacional, también conocido como ELN, tras haber logrado un acuerdo de paz con una de las guerrillas más importantes de Sudamérica, las FARC.

El ELN había convocado un “paro armado” para esta pasado fin de semana. Por ello, muchas autoridades atribuyen este ataque a la guerrilla que trata de hacerse con el dominio de las tierras para poder controlar el tráfico de drogas en una región como el Cauca con 17.177 hectáreas sembradas de coca, según cifras del centro de investigación del crimen organizado InSight Crime.