Estados Unidos sanciona a una empresa rusa por su colaboración con Venezuela

La empresa Rosfnet Trading S. A, empresa subsidiaria de la empresa Rosfnet, ha sido sancionada por Estados Unidos por su colaboracionismo con Venezuela en el comercio internacional de petróleo.

La medida ha sido anunciada por el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, vía Twitter. “Hoy hemos sancionado a la empresa rusa Rosneft Trading S.A., suprimiendo la herramienta que le permitía a Maduro eludir nuestras sanciones contra el sector petrolero venezolano”. Asimismo ha expresado que el objetivo de esta medida es mostrar que “quienes apoyen a este régimen corrupto y faciliten la represión del pueblo venezolano serán considerados responsables”.

La medida no solo se ha limitado a la actividad de la empresa, sino que también su director, Didier Casamiro ha sido sancionado. Esta medida coercitiva implica que todos los activos que tengan en Estados Unidos o bajo control de instituciones financieras norteamericanas quedan congelados. Además, toda persona o entidad que trate de llevar a cabo negocios con ellos podría ser penalizada. El principal objetivo es tratar de aislar a la empresa del sistema financiero mundial.

Según fuentes citadas por Associated Press, la medida no afectarán a “la oferta petrolera mundial”. Asimismo, estas fuentes confirman que el presidente norteamericano “había hablado con el presidente ruso Vladimir Putin anteriormente para expresarle sus objeciones al apoyo ruso a Maduro”.

Las reacciones ante la medida de la administración estadounidense no se han hecho esperar por parte de la oposición venezolana. Juan Guaidó ha calificado como de “victoria” las sanciones a Rosfnet, asegurando que “quien apoye al dictador” […] deberá asumir las consecuencias”.

Esta medida supone un paso más para tratar de sacar a Maduro del poder en Venezuela de forma indirecta, esto es, a través de sanciones económicas para asfixiar la economía del país latinoamericano cuya economía sufre una hiperinflación que en 2019 se ubicó en aproximadamente un 9500%, según el Banco Central de Venezuela y la escasez de alimentos y medicamentos.