El MAS lidera los sondeos electorales en Bolivia

Una encuesta realizada por Ciesmori para diversas cadenas televisivas bolivianas sitúan al candidato y ex ministro de economía del Movimiento al Socialismo- partido liderado en el exilio por Evo Morales- ,Luis Arce Catacora, , como vencedor de las elecciones, ya que obtendría un 31,6 % de los sufragios. En segunda posición se encontraría el ex presidente y líder del partido Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, con un 17,2% de votos, seguido de cerca por la senadora, lideresa de la coalición electoral denominada Juntos y actual presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, con un 16,5%. En cuarto lugar y a una distancia considerable se encuentra el Luis Fernando Camacho, principal representante de la alianza Creemos, con un 9,5% de los apoyos.

De estos datos también se observa que la candidatura presidencial de Arce ganaría en cinco de los nueve departamentos- La Paz , Cochabamba, Potosí, Oruro y Pando- que componen el país latinoamericano. Jeanine Áñez ganaría en dos departamentos -Tarija y Beni-, Carlos Mesa en uno – Chuquisaca- al igual que Camacho-Santa Cruz- .

Estos resultados reflejan que el MAS no obtendría ni el 50% de votos ni un 40% de sufragio con una diferencia de diez puntos sobre la segunda candidatura, condiciones que permiten obtener la presidencia en primera vuelta.

Asimismo, este estudio electoral muestra la intención de voto entre dos candidatos, esto es, una segunda vuelta, que supuestamente enfrentaría a Áñez frente a Arce. La primera obtendría una victoria ajustada pero de suma importancia, con un 43,6% frente a un 42,3% de Arce.

Las reacciones a la encuesta no se han hecho esperar por parte del MAS, ya que la ex senadora de este partido político, Adriana Salvatierra, ha afirmado en la cadena de televisión Uno que “pese a la persecución que ha sufrido su partido y las acciones para desmantelarlo, sigue siendo la primera fuerza política del país”, en referencia a la salida de Evo Morales del país tras la “sugerencia” del ejército boliviano para que este abandonase el poder.

Por parte de la oposición, el asesor principal del candidato Carlos Mesa ha afirmado que el apoyo al MAS se ha “reducido” y que el partido se encuentra “debilitado”.

Asimismo el mensaje que tratan de lanzar desde las tres candidaturas opositoras es que su candidatura es la que debe aglutinar la mayoría del voto para, por un lado, tratar de vencer al más o, en su defecto, lograr la convocatoria de una segunda vuelta en la que se contemplan todos los escenarios posibles de forma realista, esto es, arrebatar el poder al MAS.

Las próximas elecciones bolivianas se celebran el 3 de mayo de 2020, fecha en la que se dilucidará si el MAS es capaz de mantener el poder que ha sido ejercido por su líder, Evo Morales, durante 14 años, en una campaña en la que serán el blanco de los grupos que tratan de hacerse con la ansiada presidencia, empleando para ello el argumento principal de la deriva autoritaria de Morales, y, consecuentemente del Movimiento al Socialismo tras el fraude electoral denunciado por la OEA en las pasadas elecciones del 20 de octubre. Para contrarrestar esta tesis, el MAS tratará de presentar a Morales como mártir político que ha sido desalojado del poder mediante un golpe de Estado que ha aprovechado la oposición para hacerse con el mando del país temporalmente.