El avión de Air Canada aterriza de emergencia en Barajas con éxito

El vuelo AC837 de la aerolínea Air Canada despegó a las 14.55 desde el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas sin ningún problema aparentemente. Sin embargo, tras aproximadamente media hora de vuelo, el piloto de la aeronave afirmaba que debido a “problemas técnicos” debía volver a tomar tierra. Tras ello se dio la orden de empezar a quemar combustible para aterrizar lo antes posible. El contratiempo radicaba en una serie de problemas en el tren de aterrizaje.

Asimismo, la aeronave también tuvo problemas en su motor izquierdo debido a que partes del tren de aterrizaje dañado habían entrado en contacto con este, lo que aumentó el riesgo de accidente de forma considerable. Por ello, aproximadamente a las cinco de la tarde el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) informaba que había declarado la situación de emergencia, por lo que el avión debería de quemar combustible durante un periodo de tres horas.

Poco a poco se empezó a coordinar un dispositivo entre bomberos y ambulancias del Samur por si había que actuar en caso de accidente.

Alrededor de las seis de la tarde un F-18 despega de la base de Torrejón de Ardoz para escoltar y tratar de evaluar los posibles daños del Boeing 767-300 de Air Canada. Mientras la información se sucedía, AENA decidía establecer un comité de crisis en el que se evaluaron todas las medidas llevadas a cabo y las que se deberían tomar en función de los posibles desenlaces de lo acontecido.

A las 19.07 el vuelo AC837 aterrizaba sin ningún incidente en la pista 32L del aeropuerto Madrid-Barajas.

Paralelamente, los familiares tras horas de sufrimiento han podido abrazar y tranquilizar a los pasajeros. De igual modo, estos han recalcado la “profesionalidad” de la tripulación de vuelo, así como el “agotamiento” que supone estar expuesto a una situación de riesgo durante un periodo prolongado de tiempo.