Parricidio en Logroño

La pasada semana sucedió en la capital riojana un suceso que sobrecogió a todo el país: una mujer mataba a su hija y la abuela de la pequeña se suicidaba arrojándose al Ebro. Sin duda alguna se trata de uno de los sucesos más macabros de lo poco que llevamos de año.

Durante esta semana se ha podido conocer que tanto la madre como la abuela de la menor asesinada dejaron varias notas de suicidio, acto que sólo cometió la abuela de la pequeña. En los documentos se redactaban varias de las claves para entender los entresijos del terrible acontecimiento. La abuela relataba que su suicidio estaría relacionado con un timo de carácter amoroso que habría ascendido hasta 100.000 euros. Según narra, fue víctima de uno de los engaños más comunes de internet: una mujer que se enamora de un hombre (o viceversa) y éste pide dinero por necesidades varias. En este caso se trataba de un supuesto embajador de la ONU que necesitaba dinero para curar a sus hijos enfermos. La abuela realizó varias transferencias a cuentas se Turquía e Indonesia hasta que se dio cuenta de que había caído en un terrible engaño.

En las cartas de la madre no se relata un motivo clave para llevar a cabo el suicidio. La mujer escribe a su exmarido y padre de la menor asesinada para decirle que la niña no quiere estar con él. Según fuentes cercanas a la familia, la mujer argumentaba la negativa de la niña para pasar los días pautados por el régimen de tutela dictaminado por el juez para infringir el mismo: las negativas de la madre por entregar a la niña a su padre se sucedían. Ese mismo día la menor debía haber sido entregada al padre, pero no fue así. De hecho, el padre de la menor había ganado la custodia de la niña que en un primer momento fue otorgada a la madre; él sí había rehecho su vida y era su exmujer la que no soportado este hecho.

La abuela comentaba en su círculo cercano que Adriana (madre y presunta asesina de la menor) se iba a inseminar para poder “ser madre ella sola”. La mujer de 35 años no cumplió con estos planes y las primeras hipótesis apuntan a que asesinó a la niña asfixiándola aunque se debe esclarecer si previamente la menor fue sedada o no.