Kobe, de estrella a leyenda: El año del MVP

Tras sendos fracasos en los Playoffs de 2003 -en los que los Spurs ganaron a los Lakers por 4-2 en las semifinales de conferencia- y 2004 -en el que el equipo angelino cayó en la final de la NBA 4-1 contra los Detroit Pistons de los Bad Boys- Shaquille O’Neal abandonariá Los Angeles rumbo a Miami para jugar con Dwayne Wade en los Heat, dejando así la mala relación que había establecido con Kobe.

Asimismo cabe destacar y no dejar pasar por alto que Kobe Bryant en el año 2003 tuvo que hacer frente a una denuncia por agresión sexual de la que fue exculpado tras llegar a un acuerdo extrajudicial con la víctima.

Los triunfos colectivos de los Lakers se frenaron en la temporada 2002-03 hasta la temporada 2007-08. La marcha de O’Neal supuso un duro golpe para la franquicia angelina.

Sin embargo, aunque estos años para Bryant fueron positivos a nivel estadístico no fueron recompensados con MVPs, ya que, por ejemplo, Steve Nash se llevó los de la temporada 2004-05 y 2005-06. Este último fue muy polémico ya que a pesar de los buenos números del base de los Phoenix Suns -18,6 puntos y 11,8 asistencias- los de Kobe fueron espectaculares. Consiguió anotar en 80 partidos una media de 35, 4 puntos, la sexta mejor media de anotación de la historia de la liga.

Sin embargo, la temporada 2007-08 sería el año en el que conseguiría el tan preciado galardón de mejor jugador de la temporada regular de la NBA. Lideró a Los Angeles Lakers hasta la primera posición en la conferencia Oeste, con un récord de 57 victorias y 25 derrotas. Sus promedios también fueron superlativos, ya que anotó 28,3 puntos, 6,3 rebotes y 5,4 asistencias. Sin embargo, el conjunto angelino cayó en la final contra los Boston Celtics de Doc Rivers.

Esta hazaña permitió agrandar la figura de Kobe y mostrar al mundo que seguía siendo uno de los más importantes protagonistas del planeta baloncesto.