Kobe, de estrella a leyenda: Inicio de su legado

Rememorando la figura de Kobe, hay que destacar que su segunda temporada es la que le permite saltar a los grandes focos de la liga. Esta comprende los años 1997-98, en la que será por primera vez All-Star, galardón concedido 18 veces a lo largo de su carrera profesional.

El 8 de febrero de 1998, un Kobe con 19 años se codeó en la pista con jugadores de talla mundial como Michael Jordan, que fue el MVP de este encuentro, premio que recibiría Bryant en cuatro ocasiones, convirtiéndose así en el jugador que lo ha recibido en más ocasiones junto a Bob Pettit.

La temporada 98-99 para Kobe supuso otro gran salto en su carrera deportiva ya que en esta entró en el tercer mejor quinteto de la temporada, es decir, que se encontraba entre los 15 mejores jugadores del mundo. Asimismo, los Lakers entraron en los Playoff como cuarto clasificado, con un récord de 31 victorias y 19 derrotas. Esta cifra atípica de encuentros disputados se debe a que se produjo en la NBA un cierre patronal, es decir, que los jugadores querían renegociar el contrato colectivo del que gozaban, logrando así una mejora de condiciones laborales, por lo cual la temporada comenzó el 18 de enero de 1998

Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. A pesar de la mala relación que la gran pareja Bryant-O’Neal mostraba a la NBA, fueron capaces de compenetrarse en la pista y ganar tres anillos consecutivos.

El primero de ellos llegó con la entrada del nuevo milenio. El balance de victorias del equipo angelino fue de 67 victorias y 15 derrotas, siendo el mejor equipo de la temporada regular, en la cual el rey de la pista y en los Lakers no fue Kobe, sino Shaquille O`Neal con un dominio brutal bajo los tableros, anotando 29,7 puntos y cogiendo 13,6 rebotes por partido, lo que le valió para ganar el MVP de la temporada regular y de las finales

En la fase final, el equipo angelino sufrió en primera ronda para derrotar a los Sacramento Kings. En las semifinales de conferencia, el segundo partido fue clave, ya que la victoria se obtuvo en un último de tiro convertido a falta de 2,6 segundos por uno de los mejores jugadores en el Clutch Time, Kobe Bryant, permitiendo a los Lakers ponerse con un 2-0 a favor. La eliminatoria la ganaron los Lakers con un marcador de 4-1

Sin embargo, esta no fue la eliminatoria más complicada del equipo californiano. La final de la Conferencia oeste enfrentó a los dos mejores equipos de la temporada regular: Los Angeles Lakers vs Portland Trail Blazers. Esta eliminatoria se saldó con un marcador de 4-3, que se decidió en el Staples Center. En este partido -aunque a los grandes aficionados de la NBA no hace falta recordarles- se produjo una de las mejores canastas de la carrera de Kobe y Shaq. El primero, a falta de aproximadamente 45 segundos para el final del partido, rompe la cadera del que fuera escudero eterno de Jordan, Scottie Pippen, para lanzar un Alley Opp al cielo del templo angelino a O´Neal para que este reventase el aro, dando así una ventaja de 85 a 79 a falta de 40 segundos.

La primera final del milenio se la llevarían Los Angeles Lakers frente a los Indiana Pacers de la leyenda Celtic, Larry Bird, con un marcador de 4-2. En el último partido Kobe volvió a ser clave en el Clutch Time, anotando 2 tiros libres que supusieron la sentencia de la final, devolviendo la gloria a Los Angeles tras 12 años sin conseguir el preciado trofeo de campeón de la NBA.

La temporada 2000-01 fue la temporada en la que Kobe aumentó su impacto en la liga, consiguiendo una media de 28,5 puntos, que no le sirvió para ganar el MVP, pero si para entrar en el segundo mejor quinteto de la temporada. A diferencia de la fase final anterior en la que hubo eliminatorias apretadas, el equipo californiano se dio, literalmente un “paseo” en el cual Kobe, aunque seguía siendo eclipsado por el dominio de Shaq en la zona, anotó 29,4 puntos de media. Esto se demuestra en el hecho de que solo cosecharon una derrota en todos los Playoff, concretamente en la final contra los 76ers de Allen Iverson

La campaña 2001-02 se caracterizó por enfrentar en el Oeste a los mejores equipos de la temporada y en el este el nivel que se mostró fue bajo. El año de Kobe fue superlativo, y así lo serían todos hasta prácticamente el final de su carrera, anotando 25,2 puntos de media, entrando así en el mejor quinteto de la temporada de la NBA junto a su compañero Shaquille O´neal. Cabe reseñar que en esta temporada se empezó a forjar uno de los equipos más dominantes de la historia, los San Antonio Spurs de Popovich y Tim Duncan. Esto no supuso ningún problema para los Lakers, que derrotaron en primer lugar a los Portland Trail Blazers en un apretadísimo tercer partido partido en el que Kobe dio la asistencia clave a Robert Horry para que este anotara un triple y obtener la victoria por 92-91. Posteriormente barrieron a los Spurs, derrotaron con suspense también a los Kings de, paradojicamente, Vlade Divac, en la final de conferencia y barrieron con un 4-0 a los New Jersey Nets de Jason Kidd, obteniendo así el preciado “Three Peat”