Rodrigo: el elegido del Barça que el equipo no necesita

Todo parece apuntar que el hispano-brasileño Rodrigo Moreno, actual jugador del Valencia, es el elegido por la directiva del F.C Barcelona para reforzar la zaga ofensiva del equipo catalán, no obstante, ¿es verdaderamente lo que Setién necesita?

Parece ser que en las oficinas del club blaugrana se les ha olvidado que tienen a un jugador recién fichado que ha aportado más polémica que fútbol: Griezmann. Ese delantero francés por el que el Barça desembolsó 120 millones de euros el pasado verano par arrebatárselo al Atlético de Madrid. Antoine no está rindiendo y quizá sea normal por la adaptación a su nuevo rol en un nuevo equipo con diferentes compañeros y entrenador. Pero parece ser que en Camp Barça no llegan a comprender que “El Principito” no es un nueve puro, sino más bien un mediapunta o extremo que necesita jugar con otro delantero para dar todo su potencial en el campo. Si ya tienes un jugador de ese perfil, ¿para qué vas a fichar a otro de perfil similar? Esa es la pregunta que todo el mundo piensa y nadie parece querer resolver.

El Barça necesita reemplazar a Suárez , tanto ahora como a largo plazo, pero para reemplazar a un nueve necesitas traer a otro nueve; parece de cajón, pero no es así. Si se ponen las cosas en su debido contexto, la operación de la directiva de Bartomeu parece una locura: se habla de un fichaje que rondaría los 60 millones de euros y Carles Pérez de por medio (un jugador que sí supliría el hueco del uruguayo).

Algunas voces ilustres, y otras que no lo son tanto, apuntaban al delantero alemán Timo Werner; el jugador milita en las filas del RedBull Leipzig, un equipo que se mantiene vivo en Champions y primero en la Bundesliga. ¿Para qué querría salir un jugador en unas condiciones a mitad de temporada como estas? Fuentes cercanas a Leteo nos comentan que esta opción ni siquiera se ha valorado, de igual modo que sucedía con el Atlético que finalmente se ha lanzado a por Cavani.

Veremos en qué acaba el culebrón de enero, puede que nos estemos equivocando todos, pero y ¿cuál será el rumbo del Barça si acertamos?