“Cásate con tu violador”, una ley en Turquía que pretende indultar a los violadores

El Parlamento turco prevé un polémico proyecto de ley conocido como “Cásate con tu violador”, una propuesta que evitará la prisión a los hombres acusados de abusos sexuales a menores si optan por contraer matrimonio con sus víctimas.

La controvertida ley se llevará a debate a finales de enero. Este suceso ha provocado gran indignación entre los colectivos que defienden los derechos de la mujer y algunos partidos de la oposición.

Con todo ello, cabe remontarse al año 2016, pues esta no es la primera vez que Turquía presenta una norma de este tipo. No obstante, gracias a la indignación ciudadana a nivel estatal y mundial la ley no salió adelante.

Sin embargo, a pesar de que las agencias de la ONU subrayaron que esta propuesta daba carta blanca a los agresores para poder abusar de las víctimas y, consecuentemente, impunidad ante abuso infantil, parece que el gobierno de Recep Tayyip Erdoğan insiste en introducir esta ley.

Uno de los argumentos base que usan los defensores de este proyecto es la protección del “honor” familiar, mas es evidente que con este tipo de idea se defiende un modelo de familia muy arraigado en la religión y, por lo tanto, no apto para todos las opiniones.

El pasado diciembre ya fue visible la postura del estado turco ante las reivindicaciones por los derechos de la mujer: siete activistas fueron detenidas en una protesta por corear “El violador eres tú”, un acto considerado como un ataque hacia el Estado.

Turquía, lejos de ser un país defensor de la igualdad entre hombres y mujeres y la respectiva emancipación de la mujer, cuenta con muchos datos que reflejan una fatídica realidad: el 38% de las mujeres han confesado haber sido víctimas de violencia de género, 15.034 han sido asesinadas desde que Recep Tayyip Erdoğan y el Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP) gobiernan desde 2002 o, entre otras muchas esclarecedoras cifras, en 2018 el 60% de los crímenes fueron cometidos por maridos, novios, exmaridos, exnovios, familiares cercanos y otros parientes.

La solución es fácil, pero la obtención de intereses también.