Iñaki Williams recibe insultos racistas; “Me voy un poco triste”

Durante el encuentro de la jornada 21 de La Liga Santander está mañana en el que se enfrentaban el Real Club Deportivo Espanyol y el Athletic Club de Bilbao, el jugador vasco Iñaki Williams ha recibido insultos racistas por parte de un sector de la grada del RCD Stadium, estadio del Espanyol, al salir de cambio.

En el minuto 69 de partido Williams ha salido de cambio por Raúl García y mientras se dirigía a su banquillo bordeando el campo, recordemos la nueva norma que entró en vigor esta temporada por la cual los jugadores pueden abandonar el terreno de juego por cualquier parte, un sector de la grada local ha insultado al jugador de ascendencia ghanesa por su color de piel, lo cual no ha sentado nada bien al futbolista que más tarde en rueda de prensa declaraba; “Me voy un poco triste por el empate y por haber sufrido insultos racistas, es algo que ningún futbolista quiere escuchar” para matizar posteriormente; “La gente debería venir al estadio a disfrutar y a animar a su equipo”

El colegiado del encuentro, José María Sánchez Martínez, no se ha dado cuenta de lo que estaba sucediendo por lo cual no ha declarado nada en el acta posterior al encuentro, pese a que al llegar Iñaki al banquillo se lo ha comentado a sus compañeros y ha llegado al capitán, Iker Muniain, que se lo ha comentado al arbitro sin éxito alguno. Ambos clubes estudian el caso pero al no existir una declaración de Sánchez Martínez, no habrá multa por parte de LaLiga.

No es la primera vez que Iñaki Williams recibe insultos racistas, ya en 2016 cuando disputaba un encuentro de liga en El Molinón frente al Sporting de Gijón fue insultado por un sector de la afición asturiana, en aquel momento el árbitro del encuentro si que actuó parando el encuentro y avisando a los delegados del Sporting para que imploraran por megafonía el cese de dichos cánticos.

Iñaki no es el único que ha sufrido estos desagradables acontecimientos ya que otros jugadores de talla mundial como Romelu Lukaku (Inter de Milán), Kalidou Koulibaly (Nápoles) e incluso Mario Balotelli (Brescia) han denunciado estos cánticos con el fin de que se cesen estos comportamientos en torno al fútbol y que sea un deporte basado en el respeto y la igualdad.