Según el sondeo publicado esta misma tarde por el New York Times, el candidato demócrata, Bernie Sanders, sería quien obtendría la victoria en el famoso caucus de Iowa y, por consiguiente, la candidatura presidencial para hacer frente a Donald Trump.

Este mismo obtendría, según la encuesta, un 25% de los votos, seguido por los candidatos más centristas, Pete Buttigieg, con un 18% de los votos, y el ex vicepresidente Joe Biden con un 17% de los sufragios. En cuarto lugar se encuentra la que es considerada como la candidata más situada a la izquierda en este partido, Elizabeth Warren, con un 15% de los apoyos.

Estos serían los candidatos que obtendrían como mínimo un 15% de los votos, requisito previo para poder obtener delegados y poder participar en la votación final del Caucus de Iowa

Este sondeo muestra la gran polarización que existe en el Partido Demócrata, que se divide en candidatos centristas, como lo son Buttigieg y Biden, y en candidatos de carácter más izquierdista, como lo son Sanders y Warren. Asimismo, la encuesta muestra que el 40% de los votantes demócratas podría cambiar su voto antes de llegar a la votación final en Iowa.

Bernie Sanders es el candidato que tiene más edad, 78 años. Su historial político es amplio, entre lo que cabe destacar la derrota frente a Hillary Clinton para obtener la candidatura presidencial en 2016. Sanders es un ferviente defensor de un Green New Deal.

En un primer momento, el candidato favorito fue Joe Biden, ex vicepresidente de Barack Obama. Sin embargo, el impeachment al que está siendo sometido el presidente estadounidense, Donald Trump, a causa del “Ucraniagate”, es decir, las supuestas presiones ejercidas por el mandatario a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski para investigar a Biden y a su hijo, Hunter Biden, por supuestas irregularidades en la empresa gasística Burisma, en la que formaba parte del Consejo Directivo, han minado sus opciones.

El ex alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, es el candidato de carácter más rompedor, al autoconfirmarse como religioso, homosexual y políglota. Además, sirvió en Afganistán. Entre sus principales medidas, cabe destacar la implantación de un sistema mixto de salud, la necesidad de un Green New Deal o establecer un camino para que los “Dreamers” puedan obtener la nacionalidad.

Elizabeth Warren no ha suscitado un gran apoyo entre los votantes demócratas, al considerar algunas de sus propuestas con un fuerte carácter progresista, como un plan que garantice el acceso de todas las mujeres al aborto, un plan para imponer una tasa a los que ella denomina “ultramillonarios” o la defensa de un sistema de salud pública.